Interior realoja a centenares de policías y guardias civiles en las provincias limítrofes de Cataluña

Agentes de Policía abandonan un hotel de Reus (Tarragona). / Vincent West (Reuters)

Huesca y Castellón serán la base del nuevo despliegue, que sigue siendo «provisional», ante los acosos ciudadanos. El departamento de Zoido insiste en que son razones exclusivamente técnicas

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Es una medida “provisional”. El Ministerio del Interior, insisten sus responsables, todavía sigue diseñando un plan a “más largo plazo” para garantizar la presencia permanente de 12.000 funcionarios de las fuerzas de Seguridad en Cataluña todo el tiempo que dure la crisis. Pero el acoso en decenas de poblaciones, las coacciones municipales a los hosteleros catalanes y el fin de buena parte de los contratos con los establecimientos entre ayer y el fin de semana, han hecho que el departamento que dirige Juan Ignacio Zoido haya puesto en marcha, no sin cierta improvisación, una suerte de plan de evacuación de los más de 5.500 agentes movilizados de toda España a lugares menos hostiles pero de fácil acceso a puntos estratégicos de Cataluña.

Desde el miércoles ha comenzado una gran operación de realojo de centenares de agentes (algunas fuentes hablan de miles) en las provincias limítrofes de Cataluña. El eje central de operativo –según adelantó el diario Heraldo y han confirmado fuentes de la seguridad del Estado- es la franja oriental de la provincia de Huesca. En localidades como de Fraga, Barbastro, Monzón o Binéfar se han colgado los carteles de completo. Pero no solo. Zoido ya informó la noche del miércoles a los representantes de la Policía y la Guardia Civil que también se están cerrando contratos masivos en el norte de la provincia de Castellón. La operación de reubicación –apuntaron responsables de la misma- podría extenderse a puntos de Teruel y también de Zaragoza. A la capital aragonesa ya se han desplazado decenas de miembros de las Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de Madrid, que se vieron atrapados en los hostigamientos a los funcionarios que pernoctaban en dos hoteles de la localidad barcelonesa de Pineda de Mar.

Técnicas

El Ministerio del Interior insistió en que esta reubicación sigue únicamente “ razones técnicas de eficacia del dispositivo”. “Teniendo siempre en cuenta los criterios operativos, los mandos policiales, tras el vencimiento de contratos en algunos hoteles, han realizado un nuevo plan parcial de alojamiento de los agentes que considera viable y perfectamente compatible con la eficacia operativa el alojamiento de agentes en poblaciones cercanas a Cataluña”, ha apuntado el departamento.

“El número de efectivos destinados en Cataluña en cumplimiento del mandato del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña continúa siendo el mismo que en los días previos a 1 de octubre”, ha afirmado Interior, que ha garantizado que “las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado estarán en Cataluña todo el tiempo que sea necesario”.

Fotos