Interior ordena desmantelar parte del dispositivo especial en Cataluña

Un agente de la Policía Nacional en Barcelona./Efe
Un agente de la Policía Nacional en Barcelona. / Efe

Restablece los turnos normales de la plantilla de la Policía y la Guardia Civil destinada a la comunidad, pero mantiene el operativo de los agentes desplazados

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El Ministerio del Interior ha comenzado a desmantelar el dispositivo especial de las fuerzas de seguridad contra el órdago secesionista. El director general de la Policía, Germán López Iglesias, y el de la Guardia Civil, José Manuel Holgado, acaban de firmar sendas una órdenes por la que ‘desmovilizan’ a los cerca de 6.000 funcionarios del CNP y del instituto armado destinados permanentemente en Cataluña y a los que desde el pasado 20 de septiembre se les habían suspendido todos los permisos, vacaciones y la jornada laboral habitual.

Según los documento que acaban de ser emitido y a los que ha tenido acceso este periódico, los funcionarios de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña y de la Zona de Cataluña adscritos hasta ahora al “dispositivo extraordinario” a partir de mañana jueves volverán al “régimen de jornada laboral y horario reglamentariamente establecido”. También, a partir de mañana recuperarán “el disfrute de vacaciones, permisos y licencias”.

La vuelta a la normalidad, sin embargo, no será total. En su misma circular, Germán López Iglesias ordena que los “funcionarios comisionados” de la Policía a la denominada ‘operación Copérnico' (otros cerca de 3.000 agentes procedentes de fuera de fuera de la comunidad autónoma ) sigan en sus puestos. La Guardia Civil, por su parte, no hace mención a los agentes procedentes de fuera de Cataluña.

La decisión de desmovilizar a parte de los funcionarios adscritos a la ‘operación Copérnico’ se produce solo horas después de que Interior decidiera prescindir del ferry Piolín, atracado en el puerto de Barcelona y que dejará prestar servicio para las fuerzas de seguridad también este jueves.

La mayor parte del cerca de millar de policías y guardias civiles que se alojaban en este navío han sido reubicados en otros dos buques, aunque también una parte ha sido devuelta a sus lugares de origen.

La envergadura real del ‘operativo Copérnico’ y de su grado de desmovilización es una incógnita, ya que el Gobierno ha declarado este despliegue como materia reservada. Ya son una veintena las preguntas en el Congreso y en el Senado sobre esta operación que el Ejecutivo se ha negado a responder arguyendo que son secretas por motivos de seguridad.

Según las estimaciones, siempre extraoficiales, Interior llegó a movilizar a cerca de 12.000 guardias civiles y policías (la mitad procedentes de fuera de Cataluña) para el operativo contra el órdago soberanista. La cifra actual de funcionarios que siguen en este operativo, así como el coste del mismo, sigue siendo secreta.

Fotos