48 horas tras Ana Julia: así picó en el cebo la detenida

Ana Julia, la detenida por la muerte de Gabriel./Efe
Ana Julia, la detenida por la muerte de Gabriel. / Efe

Las sospechas crecieron el día en el que encontró la camiseta del pequeño; el viernes, las certezas sobre su presunta vinculación con el caso aumentaron aún más

MIGUEL CÁRCELES/JOSÉ R. VILLALBA/FRAN GAVILÁNAlmería

La Guardia Civil llamó a declarar a Ana Julia el pasado viernes por segunda vez. Los agentes querían comprobar un dato, un hecho, una pista que no ha trascendido aún de qué se trata. Durante su comparecencia, los agentes le pusieron un cebo y ella lo mordió. A partir de ese momento se realizó un seguimiento sin tregua a esta mujer, pareja sentimental del padre del pequeño Gabriel, que culminó con su detención.

Las sospechas sobre Ana Julia comenzaron a engordar el día en que encontró la camiseta del pequeño. Esto sucedió el sábado día 3 de marzo. Junto con el padre del menor, entregó una camiseta interior de color blanco y de talla infantil que dijeron haber hallado cerca de la depuradora de la localidad de Las Negras, a unos cuatro kilómetros de donde se le perdió la pista al niño. Más tarde se confirmaría que la camiseta sí tenía ADN de Gabriel.

Detalles relacionados con este repentino hallazgo sembraron las dudas en los investigadores. Dudas que el viernes, tras tomarle declaración y ponerle el citado 'cebo', casi se disiparon. La creencia de que estaba vinculada con el caso aumentaron aún más.

Finalmente, la certeza llegó cuando en la mañana del domingo agentes de la Guardia Civil han podido fotografiar a la pareja sentimental del padre de Gabriel sacando su cuerpo de un pozo, según ha podido saber Ideal por fuentes próximas a la investigación.

Tras ello, los agentes tomaron sus vehículos en un amplio operativo y siguieron el coche de Ana Julia hasta poco antes de que entrase en el garaje de un bloque de pisos, ubicado frente al pub Nepal, en la Puebla de Vícar.

Allí le bloquearon el paso con varios vehículos, la sacaron del turismo y, tras comprobar que llevaba el cuerpo sin vida del pequeño Gabriel en el maletero, la esposaron y trasladaron a las dependencia de la Comandancia de la Guardia Civil de Almería.

Ahora la investigación sigue su curso para tratar de determinar si el secuestro del pequeño Gabriel fue obra de esta mujer en solitario o hay otras personas implicadas en el mismo.

13 días sin tregua

Un amplio dispositivo de búsqueda trataba de localizar al niño desde el martes, 27 de febrero. El rastro del menor se esfumó cuando salió hacia las 15.30 horas de la casa de su abuela en Las Hortichuelas, una pedanía almeriense. Según el testimonio de sus familiares, Gabriel recorrió los cien metros que separan esta casa de la de sus tíos, aunque nunca llegó a su destino. Unas cinco horas después la Guardia Civil activó un dispositivo de búsqueda al que se sumaron varias unidades especializadas, entre ellas la Unidad Central Operativa (UCO) del Instituto Armado.

El miércoles 28 de febrero interrogaron a un hombre que llevaba dos años acosando a la madre del niño, Patricia Ramírez, que fue enviado a prisión por el juez por violar la orden de alejamiento. El propio Ministerio del Interior explicó que había "manipulado" la pulsera telemática que controlaba que no se acercara a Patricia. Pero la propia madre de Gabriel, no obstante, siempre dijo que esta persona no tenía nada que ver con la desaparición de su hijo.

Más información

Temas

Sucesos

Contenido Patrocinado

Fotos