«Eran como mis hijos»

Una pareja de turistas pasea por el centro del municipio gerundense de Ripoll.
Una pareja de turistas pasea por el centro del municipio gerundense de Ripoll. / Robin Townsend (Efe)

Una educadora social de Ripoll se pregunta qué hizo mal al formar a algunos de los terroristas yihadistas

CRISTIAN REINOBarcelona

Raquel Rull, educadora social del Casal Cívico de Ripoll, tiene el corazón doblemente roto. Por un lado, sufre por las víctimas y sus familiares, por su irreparable pérdida, pero además está "rota de dolor" por la conmoción que le ha supuesto constatar que varios de los jóvenes con los que trabajó durante años se radicalizaron hasta el extremo de ser los integrantes de la célula yihadista que perpetró los atentados de Barcelona y Cambrils, entre otros el autor material del atropello de Las Ramblas, Younes Abouyaaqoub. Por este motivo, “y porque parece que está mal visto llorar por ellos”, ha querido expresar sus sentimientos más íntimos y profundos a través de una desgarradora carta que ha corrido como la pólvora en los medios digitales y las redes sociales.

Más información

“Estos chicos eran niños como todos. Como mis hijos, eran niños de Ripoll”, se lamenta Rull, de 41 años, quien no puede dejar de preguntarse “qué es lo que estamos haciendo mal”. Rull tampoco logra huir del sentimiento de culpa. “Y yo que creía que lo estaba haciendo bien, que había contribuido con mi granito de arena…”. En la carta, Rull repasa experiencias y sueños compartidos con los jóvenes. “Piloto, maestro, médico, colaborador de una oenegé. ¿Cómo se ha podido esfumar esto?, ¿qué os ha pasado?, ¿en qué momento? Erais tan jóvenes, tan llenos de vida, teníais toda una vida por delante…”, se sincera la educadora, en uno de los párrafos más sentidos de la misiva, en la que incluso interpela directamente al autor de la masacre. “¿Cómo puede ser Younes…? Me tiemblan los dedos, no he visto a nadie tan responsable como tú…”, remata. Por su emotividad, la carta se hizo viral en Internet y las redes sociales, donde los lectores dejaron infinidad de comentarios tanto de apoyo y comprensión como de rechazo y desprecio.

La carta de Raquel Rull no fue la única muestra de perplejidad que los ciudadanos de Ripoll han querido compartir. Josep Maria Castaño, profesor de dos de los terroristas, firma una reflexión en su blog en la que lamenta que “tal vez con vosotros hemos perdido la partida, pero no renunciaremos a seguir intentándolo para ganar todas las que podamos”. “Tengo una mezcla de tristeza y rabia. Hoy cuesta, pero como hemos hecho siempre, los maestros estaremos el día 12 con el firme propósito de que nuestra sociedad esté basada en el respeto a la diferencia. Los profesores somos tozudos, ayudaremos a ganar la paz”, concluye Castaño.

Fotos