'Help Catalonia', el vídeo de Òmnium que calca la propaganda ucraniana

Vídeo 'Help Catalonia' versus 'I am a ukrainian'.

La plataforma responde al encarcelamiento por sedición de su presidente con un vídeo en el que pide ayuda internacional para liberar a una Cataluña oprimida

Rosario González
ROSARIO GONZÁLEZMadrid

Apenas horas después de que el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ingresara en prisión sin fianza por un delito de sedición, la plataforma independentista ha respondido con un vídeo en el que reclama ayuda a la comunidad internacional y, concretamente, a Europa, para liberar a una Cataluña oprimida.

Bajo el título 'Help Catalonia', el vídeo calca fotograma a fotograma a otros mensajes que se hicieron virales en Venezuela y Ucrania en 2014. El primero, titulado 'Help Venezuela', fue un mensaje con el que la oposición pedía ayuda a la comunidad internacional, tras la muerte de al menos 15 manifestantes en las protestas que sacaron a miles de personas a las calles para denunciar el pucherazo electoral que mantenía al Maduro en el poder, además de denunciar la represión en Venezuela, con supermercados desabastecidos, medios de comunicación intervenidos y violencia en las calles.

El vídeo de la oposición venezolana coincide en el tiempo con otro vídeo similar que se hizo viral un par de semanas antes, titulado esta vez 'I am a ukrainian', y en el que, con una factura de mayor calidad y locutado en inglés, una joven con la voz quebrada y los ojos llorosos denunciaba la situación en su país y trataba de mostrar al mundo "las protestas de la calle contra la dictadura", en el contexto del Euromaiden, el nombre con el se bautizó la revolución popular que tomó las calles durante meses y terminó derrocando al presidente electo, el prorruso Víktor Yanukóvich. "Tal vez mañana no tendremos móviles ni internet, estaremos aislados, y la policía nos asesinará, uno tras otro, cuando estemos a oscuras", denunciaba la joven.

Sin embargo, el vídeo formaba parte de una estrategia política para arrebatar el gobierno a Yanukovich, mientras llamaba a los europeos a no cerrar los ojos y apoyar a la población en su lucha contra una "dictadura" que se hacía necesario tumbar. El vídeo estaba protagonizado por Yulia Marunevska, una joven activista de 23 años que, meses después, entraría a formar parte del nuevo gobierno de Petró Poroshenko como jefa de aduanas en Odesa, la tercer mayor ciudad de Ucrania y conocida como 'la Perla del Mar Negro'.

En el caso de 'Help Catalonia', el formato es un calco, tanto en las imágenes como en el guion, del vídeo de propaganda del gobierno ucraniano. La pieza está conducida por una mujer que relata en inglés la situación en Cataluña tras la celebración del referéndum ilegal promovido por la Generalitat el 1 de octubre. Mirando fijamente a cámara con ojos suplicantes, e incluso con la misma voz quebrada que en el caso ucraniano, se presenta como la voz de todos los catalanes y explica que, "como ciudadanos europeos, hemos vuelto a tomar las calles para protestar pacíficamente porque creemos en la libertad, la democracia y los derechos humanos".

El vídeo, de más de tres minutos de duración, busca la misma imagen casual y espontánea de las protestas ciudadanas que el vídeo ucraniano, intercalando imágenes de manifestaciones a favor de la independencia con protestas por los derechos de las mujeres o en defensa de la acogida de refugiados, mientras relata al borde las lágrimas que esos valores europeos "están siendo atacados" en Cataluña. Para ilustrarlo, muestra la actuación de las fuerzas de seguridad durante la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre. "La policía española golpeó a personas mayores y a los jóvenes, ¿qué crimen cometieron? Ir a votar", lamenta en el vídeo, sin hacer referencia a cuestiones como la decisión del Tribunal Constitucional de declarar ilegal su convocatoria o que las fuerzas policiales ejecutaban la resolución judicial de impedir dicho referéndum.

En el vídeo se suceden imágenes de las cargas policiales, ciudadanos con el rostro ensangrentado, agentes requisando urnas y papeletas, la intervención de páginas webs relacionadas con el referéndum o la "detención sin orden judicial", según afirma la locutora, de 14 organizadores, pese a que la operación fue ordenada por un juez de instrucción de Barcelona. La protagonista del vídeo denuncia además que la policía "empleó un grado de fuerza nunca visto antes en un estado miembro de la Unión Europea" y lamenta que "las instituciones españolas, incluido el Rey, no condenaron la violencia policial".

La alocución insiste en que "el parlamento catalán acordó un referéndum" pero que "Mariano Rajoy lo declaró ilegal", negándose sistemáticamente al diálogo. Compara también la votación en Cataluña con el referéndum celebrado en Escocia, aunque no entra a explicar las diferencias evidentes entre ambos. Añade asimismo que, pese a la intervención de las autoridades, los catalanes lograron votar (2,3 millones) y el 90% apoyó la independencia de Cataluña, aunque tampoco en este caso explica que los observadores internacionales concluyeron que las numerosas irregularidades en la votación invalidaban los resultados.

Para finalizar, la mujer incide en uno de los mensajes clave del independentismo: la búsqueda de apoyo internacional para una eventual Cataluña independiente, a pesar de la reiterada negativa de la comunidad internacional a apoyar sus aspiraciones soberanistas. "No es un asunto interno de Cataluña, si no que concierce a cada uno de los ciudadanos europeos. Ayuda a Cataluña, salva a Europa. Después será tarde", concluye el vídeo.

Òmnium, la plataforma detrás del vídeo

Los responsables del vídeo 'Help Catalonia' son Ómnium Cultural, una plataforma secesionista, con larga trayectoria en la defensa de la cultura y la lengua catalana, que fue fundada en pleno franquismo (1961) por algunas de las familias más ricas de Cataluña ligadas al soberanismo. Junto con la ANC (Asamblea Nacional Catalana), se considera que forman parte del 'gobierno en la sombra' que tiene el presidente catalán, Carles Puigdemont, con una capacidad de decisión comparable a la de los propios consejeros del Ejecutivo. Los presidentes de ambas organizaciones se encuentran desde el lunes en prisión incondicional sin fianza acusados de un delito de sedición por promover el asedio a la Guardia Civil.

Fotos