La Guardia Civil cree que Blesa planeó durante días su muerte

Miguel Blesa antes de comparecer ante la comisión de Economía del Congreso.
Miguel Blesa antes de comparecer ante la comisión de Economía del Congreso. / Efe I EP

«¿Tienes el número de teléfono de mi mujer?», le preguntó a su anfitrión antes de aparecer muerto con un tiro en el pecho

MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

La Guardia Civil apunta a que Miguel Blesa se quitó la vida de forma voluntaria y durante días planeó su despedida en la finca 'Puerto del Toro' de Villanueva del Rey (Córdoba), la misma en la que su cuerpo sin vida fue encontrado este miércoles por la mañana, con un disparo en el tórax.

A falta de la autopsia del cadáver del exbanquero que se realizará este jueves, los investigadores basan sus sospechas en tres hechos. El primero, Blesa, poco antes de excusarse tras el desayuno para ir a las cocheras a fin de mover su vehículo para ponerlo a la sombra, lanzó una inquietante pregunta a su anfitrión y amigo Rafael Alcaide: «¿Tienes el número de teléfono de mi mujer por si ocurre algo?».

Más información

El segundo es que el expresidente de Caja Madrid resultó muerto con su propia arma, un rifle de 7 milimetros, que jamás portaba a Córdoba, donde solía usar las escopetas de sus anfitriones. Los investigadores apuntan a que se llevo su rifle, su único equipaje en este viaje, para no complicar administrativamente a los dueños de las armas.

El tercer indicio es que Blesa, aparentemente bastante nervioso, durante los últimos días confirmó y desdijo varias veces su visita a la finca, a la que no volvía desde hacía más de 20 meses. Finalmente, según los testimonios recogidos por la Policía Judicial, llamó a Alcaide la noche del martes para avisarle de que ya estaba de camino y que llegaría, como así fue, de madrugada, algo totalmente inusual, pues Blesa solía llegar a sus citas cinegéticas la tarde antes, con bastante antelación.

«Experiencia»

Los más cercanos al fallecido se han agarrado a la tesis del accidente, pero su propio entorno admitió que Blesa era un cazador con una «abultadísima experiencia» en el manejo de armas largas. Era propietario de 15 armas y estaba en posesión de las licencias de caza D y E, que incluyen armas de tipo deportivo. Jamás en sus cacerías y monterías, dentro y fuera de España, había sufrido un percance.

Los atestados remitidos al juzgado de instrucción número 2 de Peñarroya-Pueblo Nuevo, a cargo de la investigación, señalan que Miguel Blesa llegó a la finca de 'Puerto del Toro', a 70 kilómetros de la capital cordobesa, a las dos de la madrugada. Llegó en su vehículo y sin compañía. En otras ocasiones le había acompañado su mujer Gema Gámez, con quien se había casado en 2013, o bien su hija y su yerno.

Blesa volvía a este coto de caza mayor, de 2.000 hectáreas y en el corazón de Sierra Morena, que conocía bien. Esta exclusiva zona de caza había sido comprada en 2005 por la inmobiliaria cordobesa Prasa, propiedad de su amigo José Romero. Desde entonces era asiduo a la finca, a la que no dejó de ir cuando Prasa tuvo que desprenderse del coto por motivos económicos. 'Puerto del Toro' fue comprada por la sociedad Rozuelas del Valle S.L, cuyos administradores Fermín Gallardo y Rafael Alcaide, eran igualmente muy amigos de Blesa.

Sombra

Tras dormir unas cinco horas, el expresidente de Caja Madrid se levantó para desayunar, precisamente con Alcaide. En ese momento, en la zona de viviendas del coto, además de ellos dos, solo había un trabajador y el guarda de seguridad del complejo. Según los testigos, hasta la enigmática pregunta sobre el teléfono de su mujer, todo había transcurrido dentro de la más «absoluta normalidad». Blesa parecía animado con la perspectiva de pasar varios días en la finca practicando la modalidad de caza de 'descaste de ciervas'. Al final del desayuno fue cuando se disculpó y se levantó. Explicó que quería cambiar su vehículo de sitio y colocarlo en un lugar donde estuviera a resguardo del inclemente sol de julio en Córdoba.

Nadie volvió a verlo con vida. Luego se oyó un único disparo. Fue el trabajador del coto el que encontró el cuerpo de Blesa junto al capó de su coche con un orificio de entrada en el tórax y su rifle junto a él.

La llamada de alerta a Emergencias 112 se produjo a las 7:50 horas. Los médicos certificaron su muerte a las 8:40 horas. Poco después se desplazaron a la finca efectivos de la Guardia Civil y la autoridad judicial, que levantó el cadáver a las 12:45 horas. Los restos del exbanquero fueron conducidos al Instituto Anatómico Forense de Córdoba, donde este jueves se le practicará la autopsia.

La condena más alta

El expresidente de Caja Madrid había sido condenado hace cinco meses por la Audiencia Nacional a seis años de cárcel por el uso presuntamente fraudulento que hizo de su tarjeta 'black'. Además el banquero tenía otra causa pendiente por los sobresueldos presuntamente irregulares que se otorgaron en la caja extinta.

Blesa recibió la condena más alta de los 65 encausados por el uso de estos plásticos. La Sección Cuarta de la Sala de Lo Penal determinó que actuó al margen de la legalidad al atribuirse a sí mismo y los otros beneficiarios una tarjeta corporativa al margen del salario acordado y cuyo uso no precisaba de justificación de gastos.

Su defensa, que durante los cuatro meses que duró la vista oral insistió en que los acusados estaban siendo condenados antes incluso de existir sentencia, recurrió la resolución no firme ante el Tribunal Supremo, que estaba pendiente de pronunciarse sobre la misma.

Paralelamente, el banquero tenía pendiente otra causa instruida en los juzgados en Plaza Castilla también relacionada con su gestión al frente de la caja madrileña. La titular del Juzgado de Instrucción número 45 de Madrid, Luisa María Prieto, dictó también en febrero auto de apertura de juicio oral por el que le sentaba en el banquillo a él y al exdirector financiero de la entidad Ildefonso Sánchez Barcoj por un delito de administración desleal derivado de los sobresueldos irregulares que, según el FROB, causaron un perjuicio económico de 14,8 millones de euros.

El expresidente de Caja Madrid estaba a la espera de conocer la fecha de celebración de este nuevo juicio en el que se enfrentaba a una petición de cárcel de 4 años por parte de la Fiscalía Anticorrupción.

Fotos