La Guardia Urbana custodia las urnas que guarda el Ayuntamiento para procesos electorales

Agentes, custodiando las urnas. / Alejandro García (Efe)

Se encuentran en los talleres municipales de la calle Perú, en el Poblenou, y son las que el consistorio guarda en depósito para los procesos electorales ordinarios

EUROPA PRESSBarcelona

La Guardia Urbana de Barcelona custodia desde este jueves las urnas propiedad del Estado que tiene en depósito el Ayuntamiento para evitar que puedan ser usadas para el referéndum del 1-O.

Más información

Según han informado fuentes municipales, estas urnas están en los talleres municipales de la calle Perú, en el Poblenou, y son las que el consistorio guarda en depósito para los procesos electorales ordinarios.

La Urbana actúa en cumplimiento de la instrucción dictada por la Fiscalía Superior de Catalunya que ordena a todas las policías locales catalanas garantizar la custodia y asegurar que el material electoral de la Administración General del Estado no sea usado en el 1-O, según el documento.

La prioridad es «la convivencia»

El consejero de Interior de la Generalitat, Joaquim Forn, ha defendido este jueves que el domingo 1 de octubre los Mossos d'Esquadra priorizarán "la salvaguarda de la convivencia" de los ciudadanos de Cataluña por encima de impedir la celebración del referéndum.

En una rueda de prensa tras la Junta de Seguridad de Cataluña, ha asegurado que la policía catalana no obvia que debe cumplir los mandatos judiciales, pero ha pedido compatibilizarlos con un correcto funcionamiento de la jornada electoral.

"No obviamos lo que dicta una magistrada -las resoluciones judiciales-, pero queremos dejar claro que para nosotros es más importante la salvaguarda de la convivencia", y ha añadido que la policía catalana actuará con criterios de proporcionalidad.

Así, el Govern quiere hacer compatible que la gente vaya votar con la aplicación de los mandatos judiciales, y, como admite que tiene un encaje difícil, concluye que lo más importante es preservar la convivencia y resume: "Es importante el cumplimiento de la ley y las decisiones judiciales, pero hay un bien superior que es la convivencia".

"El compromiso del Govern es clarísimo: que se pueda votar. También es verdad que los Mossos son policía judicial. No podemos obviar este mandamiento y se tiene que poder cumplir de la mejor manera posible", ha concluido el consejero, que no ha explicado qué pasará cuando el mandato judicial colisione con la premisa de facilitar el referéndum.

Asumir las directrices

Forn considera que se está visualizando poco a poco que ambas cosas son compatibles, y ha recordado por ejemplo que "ha decaído" la orden de la Fiscalía a los Mossos de precintar los colegios electorales antes del viernes por la noche tras un auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

El consejero se refiere a que la magistrada que instruye la querella contra Puigdemont pidió este miércoles a la Fiscalía que deje de dar instrucciones sobre el 1-O, asumiendo ella misma las directrices: reafirmó que se impida usar los colegios electorales pero sin concretar cómo.

Forn ha confirmado que el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, le ha pedido en la reunión que renuncien al referéndum y ha explicado: "Es evidente que no lo haremos", y ha reivindicado que la policía catalana tiene un amplio apoyo social y que no se la ponga en el centro del debate.

Al preguntársele si desalojarán colegios en los que haya acampadas, ha dicho que esta situación todavía no se había producido y que, en cualquier caso, siempre actuarán con criterios de proporcionalidad, oportunidad y congruencia. Precisamente, ha indicado que los representantes del Ministerio han compartido en la reunión la voluntad de aplicar estos criterios policiales de proporcionalidad.

Contenido Patrocinado

Fotos