La Guardia Civil busca en el 112 de Reus las conversaciones de los Mossos el 1-O

La Guardia Civil busca en el 112 de Reus las conversaciones de los Mossos el 1-O

Los agentes sospechan que los policías autonómicos intercambiaron por radio las órdenes de no actuar en los colegios

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

La Guardia Civil no ceja en su empeño de recabar pruebas para demostrar que los Mossos d’Esquadra recibieron órdenes no escritas de no actuar durante el referéndum. Los efectivos del instituto armado se han personado esta mañana en la central del 122 de la localidad de Reus, donde se centralizan todas las llamadas de emergencias de Catalula, para reclamar copia de todas las conversaciones de radio que se mantuvieron el 1-O.

Los agentes sospechan que los policías autonómicos intercambiaron por radio impresiones sobre las órdenes, no verbales, que recibieron de no actuar en los colegios el día de las votaciones. Unas instrucciones ‘secretas’ en las que desde la jefatura del cuerpo que dirige el major Josep Lluis Trapero, se habría instado a los agentes a desobedecer las órdenes del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de impedir la votación.

Según han explicado fuentes de la investigación, en el centro de Reus se guardan todos los archivos de audio de los servicios de emergencia del Gobierno catalán: Mossos d’Esquadra, Bomberos, Protección Civil, Sistema de Emergencias Médicas y 112.

Trapero, que ayer quedó en libertad con medidas cautelares tras declarar por sedición en la Audiencia Nacional, está en el punto de mira de la Guardia Civil, que le acusa de ser una pieza central en el plan secesionista. No obstante, el instituto armado no tiene en su poder pruebas concluyentes de que el major ordenara a sus agentes no actuar.

Las únicas órdenes conocidas fueron escritas. El 29 de septiembre, Trapero instruyó a sus funcionarios para que desalojaran los centros pero sin hacer uso de la fuerza, lo que en la práctica era imposible.

Fotos