El Gobierno de Rajoy enfría el debate sobre los Mossos

Íñigo Méndez de Vigo. / Efe

El Ejecutivo se niega a comentar el aviso de los servicios de inteligencia de Estados Unidos aunque emplaza a Puigdemont a explicar por qué negó el aviso de la CIA

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁNMadrid

El Gobierno no piensa añadir ni una pizca de pimienta a la polémica sobre la actuación de los Mossos d'Esquadra tras recibir la alerta de los servicios de inteligencia norteamericanos sobre un atentado en La Rambla. "El Gobierno no va a hacer ninguna declaración sobre cuestiones operativas", ha dicho el portavoz Íñigo Méndez de Vigo tras la reunión semanal del Consejo de Ministros de este viernes. Eso sí, ha emplazado al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, a explicar por qué en su momento negó que los Mossos d'Esquadra hubieran recibido un aviso de la CIA alertando de posibles planes del Estado Islámico para atentar en Cataluña.

Más información

El ministro ha explicado que los debates sobre los aspectos técnicos de la investigación tienen su ámbito y no pueden verse contaminados por apreciaciones políticas. Méndez de Vigo se refería a las mesas de evaluación que reúnen a los jefes de información de todas las fuerzas de seguridad del Estado, incluido el de los Mossos, y a los representantes de los servicios de inteligencia.

El portavoz gubernamental ha reiterado que la valoración del Gobierno sobre la actuación de la Policía catalana en la investigación de los atentados del 17 de agosto fue y es "satisfactoria", pero se ha negado a ir más allá porque "no es aconsejable mantener debates sobre las operativas policiales". La discusión política sobre las actuaciones antiterroristas, ha señalado, también tiene su foro en el pacto antiyihadista. Alusión con la que ha aprovechado para invitar a todas las fuerzas políticas a firmar dicho acuerdo porque contra el terrorismo "no se puede estar de observador".

El Gobierno ha optado por el lenguaje conciliador y la discreción para no avivar más la polémica sobre la actuación de los Mossos, en cuya defensa ha salido en tromba el Ejecutivo de Carles Puigdemont y todas las fuerzas independentistas. Los soberanistas denuncian que existe una campaña de desprestigio de la Policía catalana tras su "excelente" investigación de los atentados. Un terreno de discusión que el Gobierno de Rajoy no quiere pisar.

Fotos