El Rey acusa a la Generalitat de «deslealtad inadmisible» y llama a «asegurar el orden constitucional»

El rey Felipe.

El Jefe de Estado allana el camino al Gobierno en la aplicación del artículo 155 y responsabiliza a los soberanistas de socavar, fracturar y enfrentar a la sociedad catalana

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

El Rey ha irrumpido esta noche en la crisis abierta en Cataluña acusando directamente a la Generalitat de "vulnerar sistemáticamente" las leyes y la Carta Magna y de mostrar una "deslealtad inadmisible" a los poderes del Estado, a los que ha instado a "asegurar el orden constitucional".

En un mensaje televisado, 48 horas después de la celebración de un referéndum de autodeterminación de Cataluña, Felipe VI ha culpado a los impulsores de la consulta ilegal de haber quebrantado "la unidad de España y la soberanía nacional" y de socavar, fracturar y enfrentar a la sociedad catalana. "Hoy la sociedad catalana está fracturada y enfrentada", ha lamentado el jefe del Estado en su primer discurso institucional al margen de la alocución anual de Nochebuena. Una fórmula que su padre, Juan Carlos I, solo utilizó en ocasiones muy excepcionales, como la madrugada del 23-F o tras los atentados del 11-M.

Más información

Según el Monarca, el incumplimiento del ordenamiento jurídico se ha hecho de una manera "reiterada, consciente y deliberada" y "todos los españoles han sido testigos" de los hechos que se han ido desarrollando en Cataluña, "con la pretensión final de la Generalitat de que sea proclamada ilegalmente la independencia de Cataluña".

En los apenas siete minutos que ha durado su intervención, el jefe del Estado se ha mostrado firme y contundente ante el embate soberanista y ha remarcado que "es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones". Unas palabras con las que el Monarca allana el camino al Gobierno de Mariano Rajoy, ante la posibilidad de aplicar el artículo 155 de la Carta Magna y la suspensión de la autonomía de Cataluña.

Felipe VI ha querido lanzar también un mensaje de tranquilidad a todos los españoles y, en concreto, a los catalanes, a los que ha recordado que "no están solos, ni lo estarán". "Tienen todo el apoyo y la solidaridad del resto de los españoles, y la garantía absoluta de nuestro Estado de Derecho. (...) Son momentos difíciles, pero los superaremos", ha remarcado.

Semana sin agenda

La Casa Real había despejado la agenda del Jefe del Estado para esta semana en previsión de los acontecimientos que se pudieran producir tras la consulta del 1-O, suspendida por el Tribunal Constitucional. Desde entonces, se ha mantenido en contacto con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

La última vez que Felipe VI se refirió a la situación en Cataluña fue el pasado 13 de septiembre en Cuenca, en los Premios Nacionales de Cultura. En aquel acto, el Jefe del Estado garantizó que la Constitución "prevalecerá sobre cualquier quiebra" de la "convivencia en democracia" y que "los derechos que pertenecen a todos los españoles serán preservados" frente a "quienes se sitúan fuera de la legalidad constitucional y estatutaria".

Desde entonces, actos sin discursos oficiales. Un silencio institucional que se ha roto finalmente esta noche, en sintonía con el Gobierno, ante la gravedad del desafío independentista lanzado por Carles Puigdemont y sus socios en el Govern, que amenazan con declarar este mismo fin de semana la independencia de Cataluña de España.

Contenido Patrocinado

Fotos