La esposa de 'El Chicle' «es más lista que él y sabe demasiadas cosas»

Rosario Rodríguez con su marido, José Enrique Abuín, con el que tiene una hija.

Una persona que en las últimas horas ha estado cerca de Rosario Rodríguez dice que aguantó cinco horas de interrogatorio con actitud fría, sin venirse abajo ni derramar una lágrima

C.M. /P.A.

Además del ‘Chicle’, detenido por la muerte de la joven madrileña Diana Quer, otras personas están cobrando mucho protagonismo en la investigación del crimen ocurrido en Galicia. Son su mujer, su cuñada y todo un clan de delincuentes al que pertenecía José Enrique Abuín.

La actitud fría de la esposa

«Es más lista que él y sabe demasiadas cosas». Son palabras de una persona que en las últimas horas ha estado cerca de Rosario Rodríguez, la mujer de ‘El Chicle’, que aguantó cinco horas de interrogatorio con actitud fría, sin venirse abajo ni derramar una lágrima, pese a la dureza de las palabras que usaron los investigadores policiales.

En declaraciones recogidas por el diario ABC, cuando le preguntaron si le habían robado alguna vez en su casa, ella, desafiante, casi como si fuera una broma, respondió que sí: «un cubo lleno de mierda y cuatro tanguitas». También contó que le habían envenenado a una de sus mascotas. Así es ella.

Más información

Antes de dejar sin coartada a su marido, mantuvo un duro tira y afloja. Se acordaba con precisión de momentos y días irrelevantes. De la noche de Diana todo era amnesia hasta que la «invitaron» a recobrar la memoria con la amenaza de que ella podía ser imputada también por la desaparición de la joven. Fue entonces cuando confesó y admitió que no se encontraba con su marido la madrugada del 22 de agosto, cuando se perdió el rastro de Diana.

La cuñada a la que nadie creyó

A la hermana gemela de Rosario Rodríguez nadie le creyó cuando contó que su cuñado, el ‘Chicle’, la obligó a subirse en un coche y le agredió sexualmente. Su familia no se puso de su parte, tampoco lo hizo su hermana. El antecedente por agresión sexual con penetración consta en la ficha policial de Abuín, en 2005, pero nunca fue condenado. En Asados y en Catoira, el lugar de procedencia de las hermanas Rodríguez y donde sigue viviendo la familia materna, los vecinos dicen que la propia víctima se echó atrás y no acusó a su agresor. En Asados, la parroquia de él, son muchos los que cuentan que los padres de José Enrique mendigaron favores para que dieran coartada a su hijo. «Ahora sabemos que ese hijo de puta lo hizo», dicen en el pueblo. Su cuñada apenas tenía 19 años.

Os Fanchos, camellos y matones

El líder del clan de Os Fanchos, que tiene su base en la vecina localidad de Boiro, es Rafael Rivas – alías Fancho–, tío de José Enrique Abuín. Para él hacía de recadero, matón o lo que tocase, hasta que lo delató después de la detención en 2007 de varios miembros del clan por un alijo de 19 kilos de cocaína.

La delación provocó la expulsión de Abuín de la banda, pero el resto del grupo ha seguido actuando: moviendo pequeñas cantidades de cocaína, robando gasoil, furtiveando, incluso amedrentando y dando palizas. El capo de los Fanchos no entró en prisión por el alijo de cocaína, pero sí por maltratar a su mujer. A algunos de sus miembros también se les relacionó con un secuestro.

Contenido Patrocinado

Fotos