Durango se querella por crimen de lesa humanidad contra la Aviación Italiana

Bombardeo de Durango. / Archivo

Hubo más de 300 muertos en el bombardeo en la localidad vizcaína

EFEDurango (Vizcaya)

El Ayuntamiento de Durango ha presentado una querella "por crimen de lesa humanidad" contra los 46 pilotos de la Aviación Legionaria Italiana que en 1937 bombardearon y ametrallaron a la población civil de esta villa vizcaína, en unos ataques en los que hubo más de 300 muertos.

Así lo ha dado hoy a conocer la abogada Anaïs Franquesa, quien ha interpuesto la denuncia en el juzgado de Durango a instancias del ayuntamiento y de la comisión 1937ko martxoaren 31, integrada por agrupaciones y vecinos de la localidad.

Antes de presentar esta demanda, representantes de todos los grupos municipales salvo el PP, han participado junto a vecinos en una concentración silenciosa en homenaje a las víctimas de estos bombardeos.

En una rueda de prensa ofrecida hoy, en la que ha estado acompañada por la alcaldesa de este municipio, Aitziber Irigoras (PNV), y el representante de las Asociación Cultural Durango 1936, Andoni Barreña, Franquesa ha recalcado que los bombardeos y ametrallamientos sobre Durango representaron "crímenes de guerra". Ha considerado que son especialmente graves, porque "afectan a toda la humanidad en su conjunto", por lo que "no puede haber ninguna excusa para no investigarlos".

La abogada catalana ha querido dejar claro que este ataque aéreo se produjo dentro de "una intervención militar extranjera totalmente ilegal". Ha recordado que el Gobierno italiano sabía que era ilegal porque no había declarado la guerra y, en su lugar, había firmado un pacto de no intervención.

De ahí que los aviones que el 31 de marzo, 2 de abril y 4 de abril de 1937 bombardearon Durango y ametrallaron a la población civil que huía de la villa ocultaran sus matrículas, ha dicho. Pero, además, ha destacado que Italia sabía que esta operación era contraria a Derecho, por la forma en la que la llevó a cabo, mediante el recurso al "bombardeo de núcleos urbanos sistemáticos para acabar con la población civil". "Llevaban fotógrafos en los aviones para analizar las consecuencias de los bombardeos y ver cómo, en la Segunda Guerra Mundial, lograr el máximo número de muertes en los bombardeos", ha apuntado.

La abogada ha manifestado que, aunque historiadores han hecho un trabajo de investigación previo sobre estos bombardeos, estas labores "no establecen la verdad judicial", para lo que se requiere un análisis "exhaustivo" de lo que sucedió, que permita conocer el número de víctimas y confirmar a sus autores. "Hasta hoy, esto ha estado en la más absoluta impunidad y es necesario que esta impunidad se acabe. Los crímenes de lesa humanidad no prescriben, son tan graves que no pueden quedar sin castigo", ha subrayado.

Esta letrada ha señalado, por otra parte, que la responsabilidad de los autores de estos bombardeos no prescribe y tampoco puede verse amparada en la Ley de Amnistía, porque al ser italianos esta legislación no se les puede aplicar, según sus palabras. Por su parte, la alcaldesa, Aitziber Irigoras, ha explicado que pasados 80 años desde que la Aviación Legionaria Italiana bombardeó esta villa, ya "es tiempo de conocer la verdad y de pedir justicia".

Fotos