El PP dice que el 23-F «pilló por sorpresa» pero ahora Rajoy está «advertido»

El portavoz del Grupo Parlamentario Europeo, Esteban Gónzalez Pons. / Efe

González Pons destaca el apoyo de la UE al Gobierno porque lo que se «jugó y perdió con el Brexit» no va a perderlo con un «golpe» en Cataluña

EUROPA PRESSMadrid

El portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, ha destacado este lunes el apoyo de la Unión Europa a las medidas que se están tomando en España para impedir el desafío secesionista, ya que, según ha dicho, el referéndum "no es solo contra España sino contra la Unión", que no está dispuesta a "jugársela" de nuevo tras el Brexit. En este sentido, ha dicho que si el golpe de Estado del 23-F "pilló por sorpresa", ahora Mariano Rajoy está "advertido" y no habrá urnas el día 1 de octubre.

En declaraciones a la prensa en la oficina del Parlamento Europeo en España, González Pons ha señalado que el Ejecutivo del PP "tiene todos los planes previstos para impedir que se produzca un delito de rebelión".

"El 23-F nos pilló por sorpresa y lo que prepara Puigdemont es un 23-F anunciado de antemano. Si la noche de 23-F el golpe hubiera estado advertido, Tejero no habría llegado al Congreso. Como está vez el Gobierno está advertido, creo que las urnas no llegarán a ponerse", ha enfatizado.

En la UE lo perciben como situación «gravísima»

El eurodiputado ha reconocido que en Europa se percibe la situación "como gravísima", sobre todo a partir del momento en que se han visto que las redes internacionales que "juegan contra los valores y principios de la Unión, están trabajando ahora para el independentismo y Puigdemont".

"Las mismas redes que colaboraron en el Brexit, apoyaron a Le Pen en Francia y han apoyado a Alternativa por Alemania (AfD), están detrás de los movimientos en redes del independentismo y de Puigdemont, por lo que políticamente empieza a considerase en Europa un verdadero ataque a los valores y principios que sustentan la Unión Europea", ha apostillado.

Sin embargo, Pons ha indicado que en la UE se considera que éste es un "asunto interno de España" y, por tanto, "no hay razón para que intervenga ni la Comisión, ni el Consejo ni el Parlamento Europeo". Eso sí, ha recordado que la Carta Magna española, como la de cualquier Estado miembro, es constitución europea y cualquier agresión a la misma debe ser considerada como una agresión a Europa. "También cualquier ataque a la integridad territorial de España es un ataque a la integridad territorial europea", ha añadido.

Dicho esto, ha explicado que en los Tratados europeos está "muy claro" que si una parte de un Estado miembro se segrega de ese Estado, "inmediatamente sale de la UE". Según ha precisado, una Cataluña que por la fuerza saliese de España, saldría de la UE y "tendría que colocarse después de Serbia en la cola para entrar, siempre que no lo vetase ninguno de los Estados miembros".

Es más, González Pons ha recalcado que una Cataluña independiente "por la fuerza" saldría también de la Unión transfronteriza, de forma que tendría que "levantar fronteras marítimas, terrestres y aéreas". "Tendría que poner una frontera con pinchos entre Vinaroz y Alcanar", ha exclamado, para agregar que obligaría a los ciudadanos a llevar pasaporte y visado, "de los que cuestan más de un mes obtener", así como pagar las tasas económicas que pagan otros países que están fuera de la UE.

«La Constitución no puede cambiarse por la fuerza»

El portavoz del PP en Bruselas ha destacado que la UE está "respaldando al Gobierno de España", que es quien garantiza en este momento la aplicación del Estado de Derecho, ya que la Carta Magna "no puede cambiarse por la fuerza en la calle".

"Sin ninguna duda, la UE comparte las medidas adaptadas por el Gobierno y, lo que es más importante, por los tribunales, para impedir que la Constitución española se rompa por la fuerza en la calle. En ningún país europeo aceptarían que sus constituciones fueran en pleno siglo XXI derivadas por la fuerza en la calle", ha aseverado.

Pons ha asegurado que "hoy" la situación en Cataluña es "el siguiente reto de la Unión". "Lo que nos jugamos y perdimos con el Brexit, los dirigentes europeos no están dispuestos a jugárselo y perderlo con el golpe a la Constitución en Cataluña", ha manifestado.

Crítica a la actitud de Pablo Iglesias

Según ha subrayado, los miembros de la UE son conscientes de que lo que está en juego es aceptar el constitucionalismo y el imperio de la ley de las democracias occidentales u "optar por el chavismo, la revuelta y la presión en la calle como método". "En la UE tienen muy claro todos nuestros socios que esto no se trata de la independencia de Cataluña sino de romper a España en dos", ha indicado.

Dicho esto, ha cargado duramente contra la actitud que está manteniendo Podemos y su líder, Pablo Iglesias. A su entender, la confluencia de "la extrema izquierda con los independentistas hace que el proyecto de segregación sea mucho mayor".

Fotos