El PP descalifica el balance de heridos de la Generalitat: «Una auténtica manipulación»

Fernando Martínez-Maillo. / Efe

Martínez-Maillo pide a Puigdemont que no tome «decisiones en caliente» y a Ciudadanos, cautela con el artículo 155 de la Constitución

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

El PP no da crédito a las cifras oficiales que aporta la Generalitat tras el 1 de octubre. Si los conservadores creen que el referéndum fue un “pucherazo”, tampoco confían en el balance de heridos que dejaron los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad del Estado. “Un auténtico caso, un auténtico fraude -ha descalificado la consulta Fernando Martínez-Maillo-, una auténtica manipulación igual que la de los 800 heridos. Todo una farsa, una gran mentira”.

La dirección nacional del partido ha cerrado hoy filas con el Gobierno y la intervención de la Policía y la Guardia Civil en los locales de votación; y ha querido destacar que unos y otros actuaban bajo mandato judicial. Un paraguas para el Ejecutivo, que desde este domingo se esfuerza por defender las decisiones adoptadas durante toda la jornada. “El Gobierno no se examinaba ayer”, ha destacado el coordinador general de los populares en un repaso de todas las medidas que se han ido adoptando desde hace semanas para desactivar el órdago secesionista.

A quien ha deslegitimado, según el PP, la culminación del desafío es a Carles Puigdemont y a las fuerzas secesionistas. Al presidente de la Generalitat le insta el partido a volver al marco del Estatuto de autonomía de Cataluña y a la Constitución. Condiciones 'sine qua non' para que “a partir de ahí” se produzca el diálogo. “Le pedimos que no tome decisiones en caliente que no van a ninguna parte, no tienen vuelta atrás y sí consecuencias inevitables; y que asuma también las consecuencias de sus actos presentes y futuros”, ha reclamado Martínez-Maillo.

Fuentes populares desvelan que no todos en la cúpula comparten que Puigdemont caminará hacia la independencia. Hay quien sostiene que no llegará a proclamar una declaración unilateral que le deja sin día después ni negociación bilateral posible. Aun así, llegado el caso de que el Parlamento catalán apueste por la ruptura, el Gobierno no ve capacidad de actuar previamente para impedir ese movimiento. La respuesta al mismo, eso sí, advierten en el PP, se dará desde la “responsabilidad, la legalidad y la sensatez”.

Artículo 155

Si en ese contexto de “legalidad y sensatez” encaja o no el artículo 155 de la Constitución, se verá. En la dirección del PP subrayan que el Ejecutivo tendrá que valorar si es lo más idóneo y en qué momento proceder. En este sentido, el coordinador de los populares recuerda a Albert Rivera, partidario de recurrir a ese precepto, que él mismo lo “descartaba” hace un tiempo. “Qué fácil es opinar y qué difícil decidir”, ha reprochado Martínez-Maillo, sin cerrar en todo caso ninguna puerta.

Lo importante, insiste, es conservar la unidad política con PSOE y Ciudadanos en la resaca del 1 de octubre. Los populares creen seguir contando con su apoyo y con el de la UE y cada socio europeo. Y eso se abordará esta tarde en la Moncloa, en los encuentros de Mariano Rajoy con Sánchez y Rivera. El PP los enmarca en la ronda de contactos que ayer anunció el presidente para abordar una reflexión conjunta sobre el futuro. Por ahora, sin embargo, sólo se contemplan estas dos reuniones y la comparecencia del jefe del Ejecutivo en el Congreso, probablemente la próxima semana.

En cuanto a la tercera fuerza política, Podemos, Martínez-Maillo censura que ayer denunciara la actuación de las fuerzas de seguridad y reclamara, en cambio, refuerzos policiales hace una semana en Zaragoza cuando manifestantes de extrema derecha rodearon su asamblea por un referéndum pactado. “Bien que llamaba Pablo Iglesias a Rajoy en Zaragoza para pedir refuerzos, cuando se sentía amedrentado por 100 señores en la calle con la bandera de España, muy peligrosos todos ellos, grandes peligrosos eran los que estaban en la puerta, y bien que llamó a Rajoy con pucheros pidiendo ayuda”, ha criticado tras recordar que el PP condenó el botellazo ese día a la presidenta de las Cortes de Aragón.

Contenido Patrocinado

Fotos