El Govern reabrirá sus delegaciones en Londres, Roma, Berlín, Ginebra y Washington

Ernest Maragall./Quique García (Efe)
Ernest Maragall. / Quique García (Efe)

Con la aplicación del artículo 155, el Gobierno central cerró ocho de las nueve delegaciones de la Generalitat en el extranjero, y la única que quedó abierta fue la de Bruselas

EUROPA PRESSBarcelona

El conseller de Acción Exterior, Ernest Maragall, ha anunciado este jueves la reapertura en un plazo de dos o tres semanas de las delegaciones de la Generalitat en las ciudades de Londres, Roma, Berlín, Ginebra y Washington. Así lo ha explicado en una rueda de prensa en Bruselas tras haber visitado la delegación del Govern en Bélgica, la única que quedó abierta con la aplicación del artículo 155 de la Constitución y que ahora pretende «reactivar», aunque no ha detallado quién será el nuevo responsable.

«En esta primera fase de recuperación, de reactivación, de poner el país en marcha, vamos a reabrir las delegaciones en una ciudad norteamericana y en las grandes ciudades de la UE: Londres, Roma, Berlín, en un segundo momento París, y también en Suiza en Ginebra», ha explicado Maragall.

De esta forma, la reapertura de la delegación en la capital francesa formará parte de una segunda fase -que ha denominado de «consolidación»- en la que también se reabrirán sedes en Portugal, en los países nórdicos y en los Balcanes. El plazo previsto para este segundo paso son «dos o tres meses como máximo».

«Después vendría la fase de expansión. La decisión sobre nuevas sedes o nuevos lugares de presencia en varios lugares del mundo, como el Mediterráneo, países asiáticos, Latinoamérica, Magreb..», ha apuntado, para después concretar que esta tercera fase se desarrollaría «hasta finales de año».

La de Bruselas fue la única de las nueve delegaciones de la Generalitat en el extranjero que siguió abierta tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución por parte del Gobierno central. El resto eran las de París, Londres, Berlín, Lisboa, Viena, Washington, Copenhagen y Roma.

Una de las primeras decisiones del nuevo Govern de Quim Torra ha sido volver a poner en marcha la acción exterior de la Generalitat y este martes anunció que reactivaba el Consell de Diplomàcia Pública de Catalunya (Diplocat).

Nuevo periodo para Cataluña

Maragall ha explicado que se trata de «un nuevo periodo» para Cataluña en el que el Govern «tratará de avanzar, construir e ir todavía más lejos» del punto en el que se encontraba el día 1 y el 27 de octubre. «Lo más importante es saber en qué direcciones avanzamos», ha señalado.

También ha afirmado ser consciente de que le periodo actual para la UE y para Europa en su conjunto es «crítico», al tiempo que ha defendido que la construcción de Cataluña como «país» conlleva «inevitablemente» implicarse en la construcción de Europa.

«La conselleria de Acción Exterior será coherente con su denominación. Es decir, actuará, estará presente en los debates europeos, estará presente en todas las instancias o escenarios donde se puedan defender las posiciones catalanas o los intereses de los catalanes. Pero sobre todo, en los debates de la propia UE tendremos una posición, la defenderemos», ha subrayado.

En esta línea, ha explicado que se introducirá además un «elemento de profesionalidad» en la red de «presencia europea» de la Generalitat, según la cuál se cubrirán las plazas a través de «un concurso de méritos» y a carreras «académicas y profesionales coherentes y adecuadas con la función de representación».

Insta al Gobierno central a ayudar a Cataluña

Por otro lado, preguntado por si el Govern intentará contrarrestar los mensajes del Gobierno central en el extranjero, Maragall ha asegurado que no se dedicará a «contrarrestar nada». «Actuaremos, estaremos presentes, participaremos, tendremos posición en los temas europeos de manera activa y con máxima responsabilidad», ha indicado.

«Emplazo al Gobierno español a que nos ayude, a que nos refuerce, a que confirme que es un Estado democrático», ha añadido. «Esta es la obligación del Estado, no la de vigilarnos o contrarrestarnos», ha manifestado. Así, ha dicho que la Generalitat está «en condiciones de esperar» un cambio de actitud por parte del Gobierno español, aunque ha subrayado que su relación con Madrid «no es ni de dependencia, ni de subordinación». «Tenemos competencias, tenemos derechos, tenemos capacidad y las desplegaremos», ha enfatizado.

Contenido Patrocinado

Fotos