Iglesias y Colau piden al PSOE un «gobierno de unidad plurinacional»

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. / Foto: Efe | Vídeo: Atlas

Apelan a los socialistas a participar en la búsqueda de esa solución dialogada, para lo cual antes tiene que dejar de alinearse con «un PP bunquerizado»

AGENCIASBarcelona

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha advertido este domingo al presidente del Gobierno central de que, si su propuesta política consiste en "arrasar Cataluña", los demás partidos, incluido el PSOE según ha pedido ella, construirán "alternativas" para encontrar una solución dialogada.

Más información

Tras hacer así alusión al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, Colau ha inaugurado la asamblea extraordinaria de los cargos del grupo confederal de Unidos Podemos en el Congreso de los Diputados. Este acto tiene lugar en Zaragoza con la presencia del secretario general de la formación, Pablo Iglesias.

Colau ha instado al PSOE a que participe en la búsqueda de esa solución dialogada, para lo cual antes tiene que dejar de alinearse con "un PP bunquerizado". Ha lamentado que en el evento de Zaragoza no hubiera representantes del Partido Socialista, pero ha dicho que "siempre hay tiempo para el encuentro" con el PSOE de Pedro Sánchez.

Así, ha recordado que el Ayuntamiento de la capital catalana lo gobierna con los socialistas. En busca de ese espacio de encuentro, Colau ha pedido al PSC y al PSOE que recupere lo que "defendía" antaño, el derecho a decidir, un referéndum acordado, pues es en lo que están de acuerdo sus propios votantes.

Y se ha dirigido a Sánchez para que asuma "responsabilidad de Estado" y se avenga a escuchar a Cataluña, lo que no pasa por "alinearse con un PP bunquerizado y en escalada represiva", capaz incluso, ha dicho, de "suspender de facto el autogobierno". La situación, apelando al secretario general del PSOE, "no va de un 'sí' o un 'no' a la independencia", sino "de derechos y libertades".

A juicio de la alcaldesa de Barcelona, urge superar la "cerrazón y negación del diálogo" del PP en estos momentos, ante una situación "muy preocupante" como la catalana. No ha roto los puentes con el Ejecutivo, de hecho ha resaltado Colau que "evidentemente siempre habrá tiempo de dialogar con quien ejerce la acción de Gobierno".

Ahora bien, le ha pedido a Rajoy que esté "a la altura", porque si su propuesta consiste en "la derrota de Cataluña o arrasar Cataluña", lo que equivale a "la muerte de la política", según ha manifestado, ni ella como alcaldesa, ni las demás fuerzas políticas, podrán hablar con él.

Porque, para Colau, a pesar de la situación "muy preocupante", "siempre hay esperanza" y siempre hay resquicio para el diálogo. Su objetivo es "construir soluciones políticas" desde la diversidad, pues no todo es "estar fuera de la legalidad" ni "el choque de trenes está escrito" como si no hubiera "nada que hacer".

La mayoría pide sensatez

Colau ha asegurado que el llamamiento a la sensatez que ha lanzado el arzobispo Joan Josep Omella es "compartido por la inmensa mayoría de la población", y ha celebrado que la fiesta mayor de la ciudad, la Mercè, se está desarrollando de forma festiva porque los barceloneses están combinando la fiesta con el derecho a la protesta.

Preguntada por los periodistas, ha respondido que no ha comentado la actualidad política con el presidente del Govern, Carles Puigdemont, durante la tradicional comitiva desde la Basílica de la Mercè hasta el Ayuntamiento, aunque sí han aludido a la intervención de ella misma en la asamblea de electos organizada por Podemos en Zaragoza este domingo: "No ha dado tiempo de conversaciones políticas".

Ha rechazado profundizar en la situación política en Catalunya --"en el acto central de la fiesta mayor de la ciudad nos ceñimos a asuntos de las fiestas"--: sólo ha dicho que son momentos complejos y excepcionales en que los barceloneses están respondiendo de forma reivindicativa, pacífica y cívica.

Colau ha constatado que ha habido pancartas, carteles y gritos a favor del referéndum durante los actos de la Mercè, pero que se han producido desde el respeto a la pluralidad y a la diversidad de opiniones, y ha felicitado a la gente por la participación masiva en las actividades de las fiestas, sin incidentes remarcables.

A preguntas de los medios sobre la actuación de la Policía Local prevista para el 1-O, ha contestado: "La Guardia Urbana tiene las competencias que tiene, y trabajará ahora y el 1 de octubre dentro de sus competencias. No tenemos conocimiento de que tenga ninguna afectación especial".

Iglesias al PSOE: «Debe escapar de la trampa»

En los mismos términos se ha pronunciado el líder de Podemos, Pablo Iglesias, quien ha considerado que el Gobierno de Rajoy es incapaz de encontrar una solución al problema de Cataluña por su "espiral represiva" y su ADN "autoritario", así que ha clamado por un referéndum pactado en el que participe el PSOE, para lo cual debe escapar de "la trampa" del PP.

La tensión ha rodeado la asamblea extraordinaria que el grupo confederal de Unidos Podemos ha celebrado en Zaragoza gracias a la mediación del alcalde, Pedro Santisteve, a favor de facilitar espacios de debate sobre la situación de Cataluña, en donde dentro de siete días se vivirá un episodio histórico, haya referéndum o no.

Tensión que se ha vivido dentro por la "excepcionalidad" en la que se encuentran España y Cataluña, por "la represión" del Gobierno y por las formas de afrontar la tesitura en el PP, proclive a "forzar el Código Penal", en palabras de Pablo Iglesias.

E inquietud que se ha vivido fuera por la presencia creciente de manifestantes radicales que, con banderas de España y con gritos por unidad de España y contra el acto de Podemos, han llegado a poner en cuestión la seguridad de la asamblea. De hecho, la presidenta de las Cortes de Aragón, Violeta Barba, de la formación de Iglesias, ha recibido un botellazo de agua que, aunque no le ha causado lesiones, sí ha motivado que denuncie los hechos.

Barba, agredida con una botella

Barba había salido a las inmediaciones del recinto Siglo XXI, de titularidad municipal (periferia de Zaragoza), para pedir al responsable del operativo policial un refuerzo del efectivo; en ese momento, alguien de entre los más de 200-300 manifestantes radicales apostados en la puerta, le ha lanzado una botella llena, que ha golpeado su pecho.

Al final del evento, seis horas después, casi toda la concurrencia a la asamblea, unas 400 personas, según la organización, han tenido que salir juntos para evitar males mayores, como al final ha sucedido. Iglesias y la dirección lo ha hecho media hora después sin incidentes de ningún tipo.

Fotos