Zoido da la célula por «desarticulada» y provoca un enfrentamiento con los Mossos

Zoido, durante su comparecencia./Efe
Zoido, durante su comparecencia. / Efe

«Nosotros informaremos cuando consideremos que la célula ha sido desactivada», apunta el portavoz oficial del cuerpo autonómico| Los Mossos insisten en que el presunto autor material del atropello de las Ramblas, Younes Abouyaaqoub, seguiría libre y buscan a otros dos huidos

MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

La supuesta sintonía entre el Ministerio del Interior y la Generalitat en la lucha antiterrorista se resquebraja a las primeras de cambio. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha asegurado que la célula terrorista autora de los atentados de Las Ramblas y Cambrils está "totalmente desarticulada" tras la muerte de cinco de los terroristas en el enfrentamiento con los Mossos en Costa Dorada, las detenciones de cuatro personas y las "identificaciones" en marcha.

De hecho, ha decidido mantener el nivel 4 de alerta antiterrorista, aunque reforzado. Sus palabras, de inmediato, han sido matizadas, cuando no negadas, por la Policía autonómica y luego por la propia Generalitat.

Según Zoido, todos los expertos reunidos en la mesa de valoración de la amenaza antiterrorista han apuntado a la "conclusión" de que el grupo está desarticulado". "La conclusión que teníamos hoy en la mesa (la Mesa de Valoración de la Amenaza Terrorista) es que prácticamente podemos decir que la célula ha quedado totalmente desarticulada. Sí, podemos decir que la célula está desarticulada", han sido las palabras exactas del ministro.

"Desde Mossos no vamos a desmentir ni a confirmar al Gobierno. Pero Mossos lidera esta investigación, en coordinación con la Policía Nacional y La Guardia Civil. Nosotros informaremos cuando consideremos que la célula ha sido desactivada", ha dicho Albert Oliva, portavoz de los Mossos.

Más información

Poco después ha sido también la Generalitat la que ha contradicho al Gobierno. El consejero de Interior de Cataluña, Joaquim Forn, ha apuntado que no se puede hablar de desarticulación cuando "faltan dos o tres personas por detener". "El golpe de Cambrils fue importante para desarticular la célula, vamos orientados, pero sólo han pasado 48 horas", ha apuntado con mucha más cautela que Zoido.

El análisis que hacen los servicios antiterroristas de los Mossos, que, como mucho, hablan de la "neutralización" del grupo es que, al menos, tres supuestos yihadistas en paradero desconocido, entre ellos, muy probablemente, el autor material del atropello en Las Ramblas. Y que en esta situación no se puede hablar de "desarticulación".

Posteriormente, el Ministerio del Interior ha matizado que la célula terrorista que atentó el pasado jueves en Barcelona y Cambrils "como grupo organizado ya no existe". Pese a todo Interior ha emitido esta mañana un oficio en el que se ordena intensificar los controles policiales en la "zona fronteriza hispano-francesa" así como otro conjunto de actuaciones para extremar las medidas correspondientes al nivel 4 del Plan de Prevención Antiterrorista.

De acuerdo con los informes de los Mossos, horas antes de los ataques ocho jóvenes de Ripoll desaparecieron, los cinco fallecidos y otros tres miembros de la célula que están huidos. El ya conocido Younes Abouyaaqoub, de 22 años, el único de los cuatro yihadistas en busca y captura por las fuerzas de seguridad durante las últimas horas que no murió en el enfrentamiento con los Mossos en Cambrils, y dos supuestos terroristas más cuyas identidades no han trascendido por el momento. Los Mossos también están investigando si un imán de Ripoll radicalizó a la célula.

Los cinco identificados

La muerte e identificación de los cinco yihadistas abatidos en Cambrils (Tarragona) no ha aclarado todo. Ni mucho menos. Los servicios de información de los Mossos d'Esquadra tienen serias dudas de que el adolescente de 17 años Moussa Oukabir, el terrorista señalado como presunto autor del atropello de Las Ramblas y que murió la madrugada del viernes en el enfrentamiento con la policía autonómica en Cambrils, sea realmente el conductor de la furgoneta que se lanzó contra la multitud en el centro de Barcelona.

Los rostros de parte de la célula terrorista.
Los rostros de parte de la célula terrorista.

Los investigadores en las últimas horas –y a falta de cotejo de las huellas dactilares de la furgoneta- se inclinan a creer que se trata de otro terrorista que no murió en el tiroteo en la costa de Tarragona y, algunas fuentes, apuntan a la posibilidad de que se trate de Younes Abouyaaqoub el único de los cuatro yihadistas en busca y captura por las fuerzas de seguridad durante las últimas horas que no murió en el enfrentamiento con los Mossos en Cambrils.

La noche del viernes, el máximo responsable de los Mossos, Josep Lluís Trapero, expresó públicamente las dudas que durante todo el día habían tenido los operativos: "Comienza a no ser posible que el conductor de la furgoneta de la Rambla sea uno de los abatidos en Cambrils". Y todo por una cuestión meramente temporal y logística. Barcelona y Cambrils se encuentran a más de 120 kilómetros y parece, cuanto menos muy poco probable, que en plena operación 'Jaula' para atrapar al autor de la matanza de Las Ramblas, éste no sea solo capaz de salir indemne del atropello masivo, sino que consiguió zafarse de la persecución, contactar con sus apoyos, salir de la ciudad, desplazarse a otra provincia y formar parte de un segundo convoy de atropellos yihadistas en menos de nueve horas.

Pero es que -según han revelado a primera hora de la madrugada de este sábado fuentes de la investigación- Younes Abouyaaqoub no es tampoco el único huido de esta célula, por lo que tampoco se puede considerar por seguro que sea el autor material del atropello de Las Ramblas. Los Mossos buscan a, al menos, otras dos personas (cuya identidad no ha trascendido) por su "relación directa" con el grupo que, basado en la localidad gerundense de Ripoll, perpetró la matanza de la ciudad condal e intentó reeditarla horas después en la Costa Dorada.

Alguno de estos tres huidos –insisten los mandos de la lucha antiterrorista- pudo estar relacionado con el secuestro y asesinato de cooperante que apareció muerto por cortes de arma blanca en un vehículo de su propiedad horas después de que este turismo se saltara un control de los Mossos en la Diagonal, instalado minutos después de la matanza en el centro de Barcelona.

Por ahora –y en el plano de las certezas- los investigadores tienen claro que tienen los cadáveres de seis de los terroristas, todos marroquíes. Se trata de los cinco yihadistas que 'improvisaron' sobre la marcha el atentado de Cambrils: el propio Mossa Ouakbir (señalado en principio como el terrorista de Las Ramblas), Omar Hychami, 21 años, El Houssaine Abouyaaqoub, de 19 años, Said Aallaa, también de 19 años, y Mohamed Hychami, de 24 años y hermano de Omar. A estos cinco abatidos por los Mossos se une un sexto supuesto terrorista, también marroquí, que falleció el pasado miércoles por la noche en la explosión del 'cuartel general' de la célula en una casa de la localidad tarraconense de Alcanar. Estos seis yihadistas muertos podrían ser siete si se confirma que los restos encontrados entre los escombros de la vivienda no son del fallecido identificado en primera instancia, sino de otra persona.

Además, los Mossos tienen a cuatro detenidos, aunque los operativos son conscientes de que no todos ellos tienen igual valor ni que todos estaban vinculados directamente con el grupo. Sin duda el arrestado más valioso es el melillense de 20 años, Mohamed Houli Chemlal, herido grave en la explosión de Alcanar y, por ahora, el único supuesto yihadista vivo y en manos de las fuerzas de seguridad que podría saber de forma directa cuáles eran los planes de la célula.

Su testimonio y sus confesiones ya están sido para que los investigadores entiendan toda la evolución de los hechos y tratar de desentrañar la envergadura de la célula. Los Mossos creen que la captura en el hospital de Chemlal apenas horas después del atentado de Barcelona ( y sobre todo la filtración de su identidad) fue la que precipitó el ataque de Cambrils ante el temor de que Chemlal les delatara desde su cama del Hospital Joan XXIII de Tarragona.

Además de Chemlal, los agentes tienen en su poder a Driss Oukabir, nacido en 1989 en Marruecos y hermano de Driss, el adolescente al que hasta hace unas horas se consideraba como más probable autor material de la matanza de Las Ramblas. Su pasaporte fue encontrado en la furgoneta alquilada para el atropello masivo en el centro de la capital catalana y el jueves fue arrestado cuando se dirigía a la comisaría de Ripoll para denunciar que su hermano le había robado el pasaporte poco después de que su identidad y su fotografía fuera distribuida por los medios de comunicación.

Sus vínculos con los atentados y su preparación todavía son una incógnita. A estos dos arrestados se suman otros dos marroquíes de Ripoll amigos de los hermanos Oukabir y cuya identidad y relación exacta con los ataque también se desconoce.

Fotos