Barcelona: culpa de todos

Me atraviesa una leve esperanza: que esta desgracia les y nos sirva a todos de lección magistral para dejar de hacer el imbécil y el gaznápiro y de poner a España...

Pedro Calvo Hernando
PEDRO CALVO HERNANDO

La culpa de la eliminación de Barcelona como sede de la Agencia Europea del Medicamento la tienen todos. Los independentistas, porque a nadie se le ocurre pensar que la UE iba a conar esa tarea a la capital de Cataluña en plena efervescencia del secesionismo que conduciría a esa parte de España a liquidar muchas de sus capacidades y a quedarse fuera de la Europa unida.

Y los de enfrente, porque sus graves errores, como la aplicación alegre del artículo 155, necesariamente iban a ser fuente de tristezas y quebrantos. Entre unos y otros bien que han organizado el desastre, en cuyos detalles ni quiero ni debo insistir ahora de nuevo.

Me atraviesa una leve esperanza: que esta desgracia les y nos sirva a todos de lección magistral para dejar de hacer el imbécil y el gaznápiro y de poner a España entera en los bordes del desquicio irrecuperable.

Vamos a ver si entre todos somos capaces de superar esta situación inaudita, empezando por reconocer noblemente la parte de responsabilidad y de culpa que atañe a cada cual. Si no empezamos por ahí, mal camino seguiremos, que se lo advierto con tiempo.

Me parecería ilegítimo que la marcha atrás de algunos protagonistas fuese solo con el deseo de librarse de las consecuencias de su comportamiento. A ver si hay suerte y con las reexiones colectivas y las consecuencias de los errores nos sentimos en la necesidad de no volver a equivocarnos de esa manera.

Por otro lado, nos vendría bien un poco generosidad y solidaridad con la construcción de la unidad continental. Me lleva esa reflexión a pensar en Amsterdam, la beneciaria de la pugna por la sede. Cualquiera de las dos ciudades contaba con elementos sucientes para ser la sede de la Agencia.

No quiero terminar sin aludir al tema de las presuntas acusaciones de Marta Rovira al Gobierno español de que este tuvo la intención en su momento de poner muertos en las calles. No me lo puedo creer, pero quisiera conocer la auténtica verdad sobre el asunto, por el bien de todos. Bastante tenemos con los ignominiosos insultos y amenazas a la alcaldesa de Madrid y a algunos periodistas de La Sexta. Asunto muy

grave que no puede escapar a la más exigente investigación.

Contenido Patrocinado

Fotos