Un mes de los atentados de Barcelona que dejaron 16 muertos

Heridos tras el ataque en Barcelona.

Catorce personas murieron y más de cien resultaron heridas tras ser arrolladas por una furgoneta en Las Ramblas de Barcelona. El yihadista mató a un joven en su huida y otra mujer murió en Cambrils

COLPISAMadrid

El 17 de agosto, Europa volvió a ser golpeada por un ataque terrorista. Sobre las 17.00 horas, una furgoneta blanca arremetió contra la multitud que poblaba la Rambla de Barcelona matando a trece personas en el acto y causando más de un centenar de heridas. El choque fue duro y prolongado. Unos 700 metros en dirección hacia el mar por una de las calles más pobladas por los visitantes de Barcelona (según Protección Civil, las víctimas son de 18 nacionalidades diferentes y se confirmó que entre los fallecidos había tres alemanes y un belga) por el atractivo del paseo que incluye al mercado de La Boquería o al Liceo.

Ayer fue dada de alta la última paciente ingresada por los atentados de Cambrils, aunque este domingo, al cumplirse un mes de los atentados, cuatro de los heridos en el ataque en Barcelona siguen ingresados.

Las escenas que se vivieron fueron de pánico por lo inesperado de la acción y por la sangrienta embestida de una furgoneta que no se detuvo ni cuando golpeó algunos quioscos de prensa. Entre esas escenas de pánico el conductor pudo huir. Poco después, se halló el cadáver de una persona apuñalada en un automóvil en Just Desvern, en Barcelona, víctima del terrorista que conducía la furgoneta. El Dáesh se atributó el atentado.

Cambrils

Pudo ser peor. Según las investigaciones de los Mossos d'Esquadra, el ataque en la Rambla estaba relacionado con la deflagación ocurrida la madrugada anterior en la localidad tarraconense de Alcanar, que provocó el derrumbe de una vivienda. En su interior se encontraban dos personas, una fallecida y otra herida que fue trasladada al hospital. Los inquilinos de la misma preparaban en su interior explosivos con varias bombonas de butano.

Más información

Durante la madrugada, un dispositivo de los mossos terminó con cinco posibles terroristas muertos en Cambrils. En la localidad catalana intentaron repetir el atropello múltiple en el paseo marítimo, pero antes se encontraron con un control de la guardia urbana. La actuación de las autoridades provocó que la furgoneta en la que viajaban los supuestos terroristas volcara. Arrollaron a seis personas, una de una de la cuales murió el mismo día, lo que elevó a 15 el número de muertos en los atentados.. Cuando los terroristas pretendían escapar es cuando fueron abatidos por los miembros de la policía autonómica.

Ese mismo día, cerca de cien mil personas, con el Rey y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a la cabeza, rindieron homenaje homenaje a las víctimas con un minuto de silencio en la plaza de Cataluña de Barcelona al grito 'No tengo miedo'.

Los Mossos creen que la célula que participó en los atentados estaba compuesta por doce terroristas, de los que cuatro fueron detenidos, cinco fueron abatidos en Cambrils, dos fallecieron en la explosión de Alcanar y uno, Younes Abouyaaqoub, que permanecía huido y finalmente fue abatido.

El 31 de agosto, fuentes de la lucha antiterrorista confirmaron que los Mossos, las fuerzas de seguridad del Estado y el CNI recibieron a finales de mayo un aviso de la CIA alertando de los planes del EI para atentar en Cataluña. La polémica llevó a intervenir a la CE, que instó a un mayor intercambio de información tras atentados como el de Barcelona. Por su parte, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, afirmó que las fuerzas de seguridad están “revisando” los protocolos para extraer conclusiones sobre posibles errores.

Contenido Patrocinado

Fotos