Arrimadas: «La independencia a plazos sigue siendo un golpe a la democracia»

Inés Arrimadas. / Efe

La jefa de la oposición ha cargado contra Puigdemont por representar "el peor nacionalismo" que ha existido en Europa y por eso -ha asegurado- "no le apoya nadie" en la UE

EFEBARCELONA

La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, ha advertido de que la independencia "a plazos" o "en diferido" como la que, ha dicho, ha proclamado hoy el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, sigue siendo "una declaración de independencia" y un "golpe a la democracia".

Después de escuchar al presidente de la Generalitat, que ha declarado la independencia de Cataluña aunque la ha dejado en suspenso para dar una oportunidad al diálogo, Arrimadas ha afirmado que "no va a permitir" que pidan a su familia andaluza el pasaporte cuando vayan a verla, mostrando en ese momento el suyo.

La jefa de la oposición ha cargado contra Puigdemont por representar "el peor nacionalismo" que ha existido en Europa y por eso -ha asegurado- "no le apoya nadie" en la UE.

Por muchos errores que haya cometido el Gobierno, ha señalado, "nadie fuera de su ámbito, nadie en Europa" reconoce los resultados del 1-O y no tiene apoyos, ha dicho a Puigdemont, excepto de aquellos que quieren "romper" Europa al aludir a algunos grupos ultras europeos.

Ha insistido en que el nacionalismo que abandera Puigdemont significa "poner más muros" frente a los "puentes" que tiende Europa, en que ese nacionalismo busca la "división" frente a la unidad, persigue el "supremacismo" y no la igualdad y representa la "insolidaridad" frente a la solidaridad. "Esto no iba de urnas, sino de fronteras", ha señalado Arrimadas, acusando a Puigdemont de que el único objetivo que ha buscado siempre no era un referéndum sino declarar la independencia "a toda costa".

Arrimadas ha insistido en que hoy en el Parlament que se ha culminado "un golpe a la democracia", a las instituciones catalanas, al Estatut y a un proyecto común "que se llama España".

Durante su intervención ha exhibido un pasquín de la antigua Convergencia en la que se lee "La España subsidiada vive a costa de la Cataluña productiva" y ha recordado además que el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, dijo en 2008, entre otras cosas, que los catalanes tienen más proximidad genética con los franceses que con los españoles. "¿Esto es querer a los españoles?", se ha preguntado al referirse al discurso de Puigdemont. "Eso es el nacionalismo más rancio, se han equivocado de siglo y de lugar", ha subrayado.

Pero lo peor de este proceso, ha lamentado "no es que quieran romper España y Europa, es que han roto la convivencia en Cataluña" y han puesto "en peligro" esta institución que se pasó "décadas tapiada" durante los cuarenta años de dictadura franquista y han "pulverizado" la autonomía catalana. Por eso, ha vuelto a reclamar elecciones "de verdad", que, ha dicho, tarde o temprano se celebrarán, y ha asegurado que esta etapa "de silencio" que se ha vivido en Cataluña se ha terminado.

Apelando a los sentimientos, ha defendido que la mayoría de los que viven en este territorio se sienten catalanes, españoles y europeos. "Yo no sé cómo tienen de grande su corazón, en el mío caben los tres y no vamos a permitir que nos rompan el corazón a pedazos", ha recalcado.

Contenido Patrocinado

Fotos