El 'Aquarius' retrasa su llegada al domingo por el mal estado del mar

El barco humanitario cambia de rumbo y navega ahora cerca de las costas de Cerdeña

COLPISA/ AFP

El barco humanitario 'Aquarius' y los dos navíos italianos que lo acompañan, con 629 inmigrantes a bordo, cambiaron de rumbo debido al estado del mar y navegan ahora cerca de las costas de Cerdeña, indicó el jueves SOS Mediterráneo. «Pasaremos por Cerdeña siguiendo instrucciones del Centro de rescate marítimo italiano para proteger el barco de las inclemencias del tiempo en estos próximos días», ha relatado el doctor David Beversluis, que se encuentra a bordo del buque.

«Hemos tenido olas de hasta cuatro metros durante la noche y muchas personas se encuentran bastante mareadas, por lo que tuvimos que suministrar algunos medicamentos. Hay al menos 80 personas afectadas por la climatología», añade Médicos Sin Fronteras.

La ONG precisa que el el convoy sigue teniendo el puerto de Valencia como destino. No obstante el nuevo itinerario alargaría el trayecto previsto para llegar a la ciudad española.

El convoy pasaría así cerca de la isla francesa de Córcega, cuyas autoridades locales habían ofrecido acoger a estos migrantes antes de que España fuera elegida como destino.

La mayoría de los inmigrantes, según ha indicado, presentan síntomas generalizados como fatiga, deshidratación, dolores musculares y mareos y aunque la situación médica actual es «estable», advierte del riesgo de que empeore durante sin una mayor capacidad médica y unas mejores condiciones.

Estos inmigrantes fueron socorridos en el mar, frente a las costas libias, entre sábado y domingo, pero estuvieron después varados a unas 30 millas de las costas maltesas por el rechazo de Italia y Malta a abrirles sus puertos. Parte de ellos han sido transferidos a bordo de los dos barcos italianos que acompañan al 'Aquarius'.

MSF

La situación del 'Aquarius' es fruto de una «crisis política» y no de una «crisis humanitaria» y su solución pasa por «compartir responsabilidades» entre todos los Estados miembros de la UE, según puso de relieve una representante del Comité Internacional de Rescate (IRC, siglas en inglés).

«Un buen sistema coordinado y gestionado a nivel europeo para compartir responsabilidades hubiera prevenido esta triste escena de líderes políticos pataleando para no responsabilizarse de esta pobre gente a bordo del Aquarius», afirmó en una entrevista con Efe la responsable de la sede de dicha ONG en Bruselas, Imogen Sudbery.

Para Sudbery, la decisión de España de dejar que el buque atraque en Valencia es un síntoma de «liderazgo político por parte del nuevo presidente del Gobierno», al tiempo que no considera «nada sorprendente» la decisión de Italia.

«Creo que la frustración que sufre Italia, en particular durante los últimos años, se debe a la actitud de otros países de la UE de dejarla sola lidiando con las consecuencias de la inmigración y sin poner en marcha un sistema de responsabilidad compartida», añadió.

La dirigente de IRC en Bruselas considera que la UE «debería empezar a gestionar el fenómeno de la inmigración adecuadamente».

Para ello emplaza a los líderes europeos a conseguir «un buen sistema estratégico de gestión de flujos migratorios que asegure que los refugiados que se mueven por razones humanitarias tienen la protección que les corresponde».

Como posibles soluciones a medio plazo, la representante de IRC recordó las negociaciones que se están llevando a cabo sobre un nuevo Marco de Reasentamiento de la UE para la admisión de personas que necesitan protección internacional con el que se podrían gestionar los flujos migratorios.

«Esta es una oportunidad real para los líderes europeos de ponerse de acuerdo sobre esto en los próximos meses. Realmente necesitamos que los Estados miembros se lo tomen en serio y dejen claro que Europa también puede demostrar liderazgo en cómo se gestionan los flujos migratorios a nivel global», precisó Sudbery.

Entre los principales objetivos de este marco, todavía en fase de proyecto, destacan la posibilidad de ofrecer vías legales y seguras para la entrada de refugiados en la UE que reduzcan las llegadas irregulares en masa, así como la de proporcionar normas comunes para el reasentamiento y la admisión humanitaria.

«Estas personas realizan viajes desesperados y peligrosos, cruzando el Mediterráneo porque no tienen otra manera de acceder al sistema de asilo de forma legal (...) esto podría cambiar con esta ley que permitiría a los Estados miembros reubicar a los refugiados más vulnerables y que necesiten más protección e integrarlos de forma más ordenada en sus sociedades», sostuvo Sudbery.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos