La UE insiste: «Diálogo, pero dentro de la Constitución»

Frans Timmermans. / Efe

El vicepresidente de la Comisión señala que «mantener el Estado de Derecho contempla el uso proporcionado de la fuerza» e insiste en que es «un asunto interno» que debe ser solucionado dentro de la ley

ADOLFO LORENTEBruselas

Respeto a la ley, a la Constitución, no a la violencia y diálogo. La Comisión Europea ha aprovechado esta tarde el debate excepcional celebrado esta tarde en el Parlamento Europeo para recordar los principios ya manifestados el pasado lunes a través de un comunicado. Lo ha hecho por boca del vicepresidente primero, Frans Timmermans, quien ha advertido de que «la UE es una comunidad basada en el derecho en el que es fundamental que las constituciones de los Estados miembros se respeten y protejan». «No puede ser que hagas caso omiso de una ley si ésta no te da la razón», ha zanjado de forma contundente antes de reiterar que «es un asunto interno que debe ser solucionado entre los españoles dentro de la Constitución».

El debate comenzó a las tres de la tarde en Estrasburgo. Se prolongó durante algo más de media hora y entre las notas llamativas, destaca cómo no intervino ningún eurodiputado español (sí hablaron por la mañana) o cómo el tema ha sido analizado 72 horas después del 1-O cuando en España no se espera que se debata hasta la semana que viene.

Lo más relevante de hoy no era la opinión de los grupos parlamentarios (todos siguen a pies juntillas lo que les dictan sus ‘hermanos’ españoles’), sino el mensaje de Timmermans, la mano derecha de Juncker. ¿Cambiaría el paso, el tono, el mensaje? No, todo lo contrario. De hecho, seguro que hubo más de uno que quizá se arrepintió de haber provocado este debate. Porque incluso Timmermans, que censuró sin ambages las «imágenes tristes» que dejó el 1-O, recordó que «todos los Gobiernos deben respetar la supremacía del Derecho y éste contempla un uso proporcionado de la fuerza».

Los partidos, lo esperado

En el debate participaron los jefes de filas de todos los grupos. El PP europeo abrió el partido al ser la formación mayoritaria (212 de 751 eurodiputados). El alemán Manfred Weber, muy duro con la Generalitat, reiteró los argumentos defendidos por sus colegas españoles y advirtió de que una declaración unilateral de independencia les situaría «fuera de la UE, del mercado único, de Schengen y del euro». «No es un problema entre España y Cataluña, sino entre catalanes. Hay que dialogar dentro de la ley», recalcó lamentando también el balance de heridos.

Dastis no ve justificación para la mediación de la UE en el desafío catalán

El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, ha afirmado que no ve justificación para una mediación de la UE ante el desafío independentista catalán, porque "no se trata de un conflicto entre dos partes, sino del cumplimiento de la ley, del Estado de derecho y el mantenimiento de la democracia en España.

Así ha respondido el jefe de la diplomacia española a las voces que piden una mediación, tras entrevistarse con el secretario general de la Liga Árabe, Hamed Aboul-Gheit, quien ha respaldado al Gobierno ante el desafío catalán, al afirmar que es necesario mantener siempre la legalidad constitucional, la integridad territorial y la soberanía de los Estados.

Dastis ha declarado que "no vemos que haya justificación para una mediación de la UE, ya que no se trata de "un conflicto entre dos partes", sino de "una situación que tiene que ver con el cumplimiento de la ley, el Estado de derecho y el mantenimiento del régimen democrático en España". "Francamente no creemos que tenga que ver ninguna mediación sino el cumplimiento de las obligaciones y el respeto a los valores que establecen el tratado de la UE y que sustenta toda la construcción europea", ha concluido Dastis.

Preguntado por el apoyo del PSOE a la posible aplicación del artículo 155, Dastis ha respondido que "el Gobierno ha tenido muy claro desde el principio que quiere contar con el apoyo idealmente de todos los partidos del arco parlamentario, y singularmente aquellos que a lo largo de estos años siempre han defendido la Constitución española, y entre ellos naturalmente el PSOE".

El desafío soberanista catalán ha sido abordado por Dastis y el máximo responsable de la Liga Árabe, quienes también han dialogado sobre la situación en Siria, Irak, Israel y Palestina y la región del Golfo y el área mediterránea.

El ministro español le ha transmitido la posición del Gobierno ante el conflicto árabe-israelí y en este sentido le ha reiterado que la única solución viable pasa por el reconocimiento de los dos Estados. Por su parte, Hamed Aboul-Gheit, que se encuentra estos días de visita por varias ciudades españolas, ha reconocido que la situación de Cataluña ha formado parte de la conversación y, en este sentido, ha asegurado que es necesario mantener siempre la integridad territorial y la soberanía de los Estados.

También se ha referido al referéndum de independencia en el Kurdistán iraquí, celebrado el pasado 25 de septiembre, y ha dicho es un asunto complicado, en un momento difícil y en pleno combate al Dáesh.

En esta línea, ha defendido la Constitución de Irak, que es contraria a la independencia.

Desde las filas socialdemócratas (185 escaños), Gianni Pittela criticó la gestión que está realizando Mariano Rajoy y pidió «unidad y responsabilidad porque cuando se está tan cerca del abismo, es muy fácil caer en él». Pero así como criticó al PP, también arremetió con dureza contra la Generalitat advirtiendo de que una DUI «sería una provocación adicional, echar gasolina a un referéndum inútil que violó la Constitución». «Como dijo Mitterrand: ‘el nacionalismo es la guerra’, zanjó.

Otro que tuvo para todos fue el líder de los liberales (ALDE), Guy Verhofstadt, grupo que aúna a Ciudadanos, PNV, UPyD o la extinta convergencia. Se definió como «admirador» de la democracia española y dijo que «no somos nadia para dar lecciones a España». Eso sí, llamó al diálogo «porque no se puede ir contra la ley, no se puede gobernar sin ley pero con la ley solo no podemos resolver confictos políticos». Lo hizo antes de tachar de «inaceptable, engaño o manipulación el referéndum».

El resto de formaciones españolas como Podemos, IU o Bildu se encuadran en los grupos de la Izquierda Unitaria (GUE/NGL) y Los Verdes. Tanto Patrick Le Hyaric como Ska Keller, respectivamente, se centraron en la «represión policial» del Gobierno español y exigieron a la Comisión que medie y no se ponga de perfil ante «un conflicto político que sólo se va a solucionar con diálogo»

Quienes sí aprovecharonesta crisis para meter el dedo en el ojo de la UE fueron los eurófobos y los euroescépticos, de extrema derecha, que han olido sangre. Sin duda, son unos malos compañeros de viaje para los independentistas catalanes.

Fotos