Leonoticias

El fallecido en el Hospital de Algeciras tenía 135 bellotas de hachís en su cuerpo

  • El hombre de 56 años de origen marroquí y con residencia en España fue trasladado el pasado 16 de noviembre hasta el centro hospitalario en un vehículo, cuyo conductor desapareció

El hombre de 56 años de origen marroquí y con residencia en España que fue trasladado el pasado 16 de noviembre hasta el Hospital Punta de Europa en Algeciras (Cádiz), donde murió, tenía dentro de su cuerpo 135 bellotas de hachís, según ha informado la Policía Nacional.

En un comunicado, la Policía señala que en la autopsia realizada al cadáver se hallaron 135 bellotas de hachís.

Los agentes recibieron una llamada desde el servicio de urgencias del Hospital Punta de Europa comunicando que una persona cuya identidad se desconocía había ingresado en parada cardiorrespiratoria.

Hasta el lugar se desplazó un indicativo policial, cuyos agentes se entrevistaron con el personal sanitario.

Los servicios médicos que atendieron al paciente explicaron a los agentes que las maniobras de reanimación cardiopulmonar realizadas resultaron infructuosas, puesto que ya había fallecido antes de la entrada en urgencias.

Los sanitarios, tras certificar el fallecimiento del paciente, intentaron localizar sin éxito a la persona que lo llevó hasta el hospital a bordo de un vehículo.

La autopsia realizada al cadáver permitió descubrir que en el interior de su cuerpo portaba 135 bellotas de hachís.

La Policía Nacional, a raíz de estas informaciones inició una investigación para esclarecer los hechos y descubrir la identidad de la persona que trasladó al fallecido hasta el centro hospitalario.

Fruto de las gestiones realizadas se descubrió la identidad de la citada persona, que fue localizada y citada para que compareciera en calidad de testigo en la Comisaría de Algeciras.

Una vez oído en declaración, el hombre de 42 años manifestó que tenía amistad con el fallecido y le conocía de la venta de chatarra en Marruecos.

Relató que ambos habían viajado desde Sevilla -donde residían los dos- hasta Algeciras en el vehículo del fallecido.

Durante el viaje, su amigo se encontró indispuesto, por lo que lo trasladó hasta al hospital algecireño, donde lo dejó tras recibir las primeras asistencias sanitarias.

Añadió además que, abrumado por la noticia de la muerte, abandonó el lugar sin dar explicaciones.