Leonoticias

Iñigo de la Serna, un ingeniero de caminos renovador

Íñigo de la Serna como alcalde de Santander
Íñigo de la Serna como alcalde de Santander / Roberto Ruiz
  • El alcalde de Santander salta a primera línea de la política al frente de un Ministerio de Fomento menos apetecible en tiempos de ajuste como los actuales

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Colocar a un ingeniero de Caminos, Canales y Puertos al frente del Ministerio de Fomento se antoja, a priori, casi lo ideal. La única objeción que se puede hacer al nuevo titular de esta cartera, Iñigo de la Serna, es su aparente inexperiencia en la primera línea de la política nacional -sí tiene un destacado, aunque corto, bagaje a nivel local- para hacerse cargo de un departamento que suele contar con una de las dotaciones presupuestarias más elevadas del Gobierno -en 2016 se le asignaron 10.129 millones de euros, casi un 6% más que el año anterior y para 2017 se mantendrá la misma cifra a la espera de que se puedan aprobar unas cuentas nuevas-, y directamente la primera en las épocas de bonanza económica.

Pero esos tiempos quedaron atrás con la última gran crisis económico-financiera que comenzó en 2008 y no está claro cuándo llegará otra etapa de vacas gordas. Por ejemplo, la inversión en infraestructuras, considerada un termómetro de la recuperación del país, va a encadenar tres años sin apenas variar de los 9.500 millones. Y esta tesitura ocupar ese sillón no será un dulce.

Más bien al contrario, al menos en la primera etapa de la nueva legislatura que se acaba de abrir. Porque Iñigo de la Serna (Bilbao, 1971) se encontrará nada más llegar una bomba de relojería en el cajón:_el rescate de las autopistas de peaje en riesgo de quiebra. Tiene de plazo hasta julio de 2017 para acordar con las concesionarias cómo se mantiene la explotación de las vías y, al tiempo, se vende -o cierra- lo no necesario. En juego, más de 3.000 millones de euros en indemnizaciones.

En su reciente etapa como alcalde de Santander poco habrá conocido de este problema ya que ninguna de las vías en concurso de acreedores se encuentra en Cantabria, la comunidad donde ha desarrollado hasta ahora toda su carrera política desde comienzos de siglo. Primero en la consejería de Medio Ambiente y, a partir de 2003, como concejal del mismo ramo en su capital.

En 2007 fue elegido alcalde por mayoría absoluta -era el primer edil más joven de España, con 36 años- y luego repitió en 2011. Un año después pasó a presidir también la Federación Española de Municipios (FEMP), hasta que fue relevado en 2015 y se quedó como 'número dos'.

Susceptibilidades regionales

Casado y con dos hijos, a sus 45 años De la Serna tendrá el reto de repartir los cuantiosos fondos de su departamento (ahora menores) sin herir susceptibilidades regionales. La conclusión de la red ferroviaria de alta velocidad -tarea a la que se han dedicado 3.660 millones este año-, que abarca más de 1.600 kilómetros, será una buena prueba de fuego ante las quejas de las capitales a la que no llegará el AVE y los problemas presupuestarios con los contratistas que han ralentizado -en algún caso parado- las obras en Galicia y el corredor Mediterráneo.

Otra asignatura que no pudo aprobar su antecesora, Ana Pastor fue la liberalización del corredor del AVE a Levante, congelada desde hace casi un año, para dar entrada al primer competidor privado en la historia del ferrocarril español. Además, habrá de refrendar el megacontrato de Renfe para renovar s u parque de trenes de alta velocidad (hasta 30, mantenimiento incluido) con un presupuesto estimado de 2.600 millones.

Racionalizar la red aeroportuaria y renovar el parque de carreteras también ocuparán parte de su agenda ministerial.