Leonoticias

El juez prorroga dos años más la prisión a Francisco Granados

Francisco Granados.
Francisco Granados. / Efe
  • El juez Velasco segura que persiste el riesgo de fuga porque el expolítico del PP tiene dinero en el extranjero

  • El imputado ha pedido volver a la Audiencia Nacional a declarar

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha acordado hoy mantener entre rejas de manera preventiva el máximo tiempo legal al principal implicado del caso Púnica, Francisco Granados. Tal y como le había solicitado la Fiscalía, el magistrado ha prorrogado por dos años más de la prisión del el exsecretario general del PP en Madrid en la preceptiva vistilla que se ha celebrado hoy en el tribunal de la calle Génova, cuando se cumplen dos años del encarcelamiento del líder de Púnica, el 31 de octubre.

El resto de las acusaciones se han adherido a la petición de la Fiscalía, mientras que su defensa ha reclamado su puesta en libertad. Granados ha defendido en la vista que no tiene intención de fugarse, ya que su familia (mujer e hijos) viven en España. El expolítico del PP se encuentra en la cárcel madrileña de Estremera.

El abogado de Granados, Carlos García de Ceca, ha pedido que su cliente declare de nuevo ante Velasco, ya que quiere concretar algunas cosas".

El juez, en su auto, incluye todos los indicios recabados en la investigación contra el que fuera alcalde de Valdemoro y secretario general del PP en Madrid para concluir que, además de los fondos en metálico localizados en Suiza al entorno de Granados, así como sus bienes incautados y efectivo en metálico, (un millón de euros encontrados ocultos en el interior de un armario de casa de sus suegros), según el juez sigue disponiendo " de una manera oculta de una gran cantidad todavía elevada de dinero que esta investigación todavía no ha sido capaz de decomisarle que haría que, en caso de ser puesto en libertad, le permitiría fácilmente sustraerse a la acción de la justicia".

Para tomar esta decisión el juez ha tenido en cuenta también la no colaboración con la investigación y el “apoyo ideologizado" por parte de determinadas personas que incluso han destruido pruebas (documentos quemados o triturados en el ayuntamiento de Valdemoro), una situación que podría todavía aumentarse con Granados en libertad, con una presión más directa y presencial por parte del investigado.