Leonoticias

El 'caso Imelsa' salpica a Francisco Camps

vídeo

Francisco Camps, el expresidente de la Generalitat valenciana. / Archivo I Atlas

  • levantamiento del sumario

  • El exgerente de la empresa pública valenciana implica directamente al expresidente de la Generalitat en el cobro de mordidas

  • Compromete también al actual presidente del PP de Valencia, Vicente Betoret, a Gerardo Camps, Alfonso Rus y Víctor Campos

El levantamiento del secreto de sumario de la última parte del 'caso Imelsa' va a causar una enorme convulsión en el Partido Popular. Marcos Benavent, exgerente de Imelsa, ya advirtió que saldría "mierda a punta pala" y así ha sido finalmente.

En sus declaraciones a los agentes que investigan el caso, Benavent -quien se reconociera a sí mismo como un 'yonki del dinero'-, habría implicado en la investigación de presuntas mordidas por la adjudicación de colegios a destacados dirigentes del PP valenciano.

En una de las grabaciones con las que acompañó su declaración, se recoge una conversación entre Benavent y el exsecretario autonómico Máximo Caturla, en la que el ahora arrepentido implica al expresidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, al expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps, a los exvicepresidentes Víctor Campos y Gerardo Camps y al que fuera conseller de Educación, Alejandro Font de Mora.

"A veces el dinero que entregaba era para Rus y en ocasiones para otras personas", explicó Benavent a los agentes de la UCO. "Eran Gerardo y Víctor quienes determinaban a quién adjudicar los colegios", certifica Benavent a los investigadores de la Benemérita.

Reparto de las comisiones

El exgerente de la empresa pública relata también a los agentes que Vicente Betoret, el presidente del PPCV, era uno de los cargos "que intervenían en el capacidad de decisión sobre la adjudicación de contratos de infraestructuras educativas, capacidad que le permitió obtener contraprestaciones a cambio negociando las comisiones".

Emilio Llopis y Juan José Medina también participaban en esta ilegal actividad. Los temas se trataban en comidas en las que Benavent participaba. Allí se repartían las comisiones. "No sé si el dinero iba a Betoret, pero sin duda tenía conocimiento de sus entregas y origen".

En el caso Imelsa, que nació en abril de 2015, hay más de cien investigados (personas físicas y jurídicas) por varios delitos contra la administración pública, entre ellos los de prevaricación administrativa, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias, cohecho, fraude en la contratación pública, falsedad, blanqueo y delito electoral.