Al volante de la historia

Más de un centenar de amigos del Seat 600 se dan cita en León para reivindicar la buena salud de un automóvil que se ha ganado el corazón de un país

Un hombre fotografía a otro junto a un Seat 600. / Inés Santos
N. BARRIO León

Que es más que un coche parece no tener discusión. Más que cuatro ruedas sobre las que hacer un viaje de siete horas a Benidorm con padre, madre, tres hijos y la abuela. Más que un coche que aguanta carros y carretas, que hace de la fiabilidad su bandera.

El Seat 600 es algo más y así lo defendió el centenar largo de amigos de este clásico que se dieron cita en León para celebrar su encuentro. De diferentes colores, detalles y kilómetros en sus ruedas, todos los modelos mostraron un excelente estado de forma a pesar de los años.

«Vas por la carretera y con pocas herramientas arreglas cualquier avería que surja, en los coches de ahora abres el capó y te encuentras un gran plástico negro que tapa el motor y poco puedes hacer tú», comenta José Luis Diez Trapote, quien fuera presidente del colectivo y ahora un amigo más de este clásico.

Cuidados hasta el más mínimo detalle, los modelos que se mostraron en la Plaza Mayor están como recién salidos de fábrica, y es que no es para menos ante un coche realmente fiable.

Los amigos de los 600 culminarán este encuentro en Palanquinos, donde recordar anécdotas y vivencias al volante del coche que se ganó el cariño de todo un país.

Durante la jornada del sábado, la cita contó con la cantante Natalia (Operación Triunfo I), que probó uno de los modelos en La Hacienda (La Bañeza).

Contenido Patrocinado

Fotos