Toyota avanza hacia la conducción autónoma

Toyota avanza hacia la conducción autónoma

Desarrolla tecnologías que anticipan las acciones de los humanos en la búsqueda de una mayor seguridad

Toyota avanza poco a poco en el desarrollo de tecnologías de conducción autónoma. En el Instituto de Investigación con sede en California y conocido como TRI, trabaja en innovación, Inteligencia Artificial (AI) y robótica. El objetivo principal es salvar vidas, ampliar el acceso a la movilidad y conseguir que la conducción sea más segura y práctica.

Además, se amplían las capacidades de los robots para asistir a los humanos en los hogares y nuevos prototipos de Inteligencia Artificial (AI) en el interior del habitáculo permiten que los viajes sean más cómodos y seguros.

Toyota ha publicado un resumen completo de su trabajo en el ámbito de la conducción automatizada, un libro blanco que incluye la filosofía que orienta cómo enfoca su visión tecnológica, los programas de investigación actuales y los nuevos planes a corto plazo. Este documento refleja la forma en que la marca ve el potencial de incrementar rápidamente la seguridad vial y ampliar las opciones de movilidad de las personas de todo el mundo.

Según el fabricante, los vehículos que conducen por sí solos aportarán muchos beneficios a la sociedad, pero una de las principales es la ayuda a mejorar la seguridad del tráfico. Los investigadores trabajan con tecnologías de seguridad que anticipan las acciones de los seres humanos e interactúan con ellos y con el entorno de tráfico; el objetivo es un futuro sin heridos ni muertos por accidentes de tráfico.

El Lexus de pruebas cuenta con un segundo conjunto de mandos, con un volante operativo y pedales de acelerador y freno.
El Lexus de pruebas cuenta con un segundo conjunto de mandos, con un volante operativo y pedales de acelerador y freno.

En un Lexus de pruebas, el Instituto de Investigación ha conseguido avances importantes en lo que se refiere a modelos informáticos de percepción de aprendizaje, por lo que los sistemas de vehículos automatizados pueden captar con más precisión el entorno que les rodea, detectar objetos y vías, calcular una mejor previsión de la ruta de conducción más segura y promover el desarrollo de mapas, que son un componente clave de la funcionalidad de conducción autónoma.

Toyota ya trabaja sobre un nivel, denominado Plataforma 2.1, con un nuevo sistema Lidar de alta fidelidad suministrado por Luminar. Este dispositivo proporciona un mayor rango de detección, una nube de puntos mucho más densa para detector mejor las posiciones de objetos tridimensionales y un campo de visión que es el primero en ser configurable en marcha, lo que significa que los puntos de medida se pueden concentrar allí donde más se necesita la detección.

El vehículo de pruebas cuenta con un segundo conjunto de mandos, en el lado del pasajero delantero, con un volante totalmente operativo y pedales de acelerador y freno. Así, el equipo de investigación puede sondear métodos eficaces para transferir el control del vehículo entre el conductor humano y el sistema autónomo en diversos escenarios complejos. También ayuda con el desarrollo de algoritmos de aprendizaje automático para aprender de conductores humanos expertos y ofrecer asesoramientos a los más noveles.

Guardián y Chófer

La herramienta de investigación se configura bajo un doble enfoque en torno a los vehículos autónomos, conocidos como Guardián y Chófer, a partir de un mismo grupo de tecnologías. En el modo primero, el conductor mantiene el control del vehículo y el sistema de conducción autónoma funciona en paralelo, analiza posibles situaciones de riesgo e interviene para proteger a los ocupantes del vehículo si es preciso, en caso de que detecte una posible colisión.

La función Chófer es la versión de Toyota del nivel de autonomía 4/5 SAE, en que todos los ocupantes del vehículo son pasajeros. Ambos enfoques se basan en el mismo conjunto de tecnologías de sensores y cámaras. Los escenarios de prueba demuestran la capacidad del vehículo para conducir de forma autónoma en una ruta cerrada, sortear obstáculos de la vía y cambiar de carril de forma segura para esquivar un obstáculo en su ruta, incluso con otro vehículo que se desplaza a la misma velocidad en el carril de al lado.

En cuanto a los avances en robótica e Inteligencia Artificial, se está aplicando la visión asistida por ordenador al desarrollo de robots, para que estos puedan detectar la presencia física de humanos y objetos, tomar nota de su ubicación y recogerlos cuando se les ordene. Los avances en el campo de la robótica han sido posibles gracias a la capacidad de aumentar el valor y la precisión de la simulación e incrementar también las pruebas físicas.

Por otra parte, se trabaja en nuevos prototipos para aplicar la Inteligencia Artificial en el interior del habitáculo de los vehículos. Así, por ejemplo, cuando el sistema detecta que el conductor bebe un trago y que la expresión de su cara parece indicar incomodidad, el agente plantea la hipótesis de que el conductor puede sentir calor, y a continuación ajusta la climatización o baja las ventanillas para mejorar su confort.

Contenido Patrocinado

Fotos