Range Rover, la joya de la corona

Range Rover, la joya de la corona

El nuevo rey de los SUV de lujo dispone de un motor híbrido gasolina-eléctrico enchufable y está disponible desde 122.900 euros

MANU CORTÉS

La más moderna tecnología actual ha inspirado el siguiente gran paso de la marca británica Range Rover: un motor híbrido enchufable dotado de una unidad eléctrica y una de gasolina que ofrece unos niveles de eficiencia y capacidad que complementan su gran refinamiento y atractivo.

No obstante, son las funciones que aumentan el confort las que revolucionan la experiencia a bordo tanto de conductores como pasajeros. Los asientos delanteros cuentan con una configuración de 24 posiciones gracias a su nueva estructura, con espumas más mullidas, a lo que se suman ahora los reposabrazos calefactados. Para reducir la intrusión acústica, el Range Rover incorpora un cristal de seis milímetros de grosor –un 20 % más grueso que el anterior– con el fin de garantizar que el ruido de la carretera, del motor y del aire no moleste a los pasajeros, independientemente de si prefieren trabajar o relajarse.

El nuevo motor híbrido del Range Rover P400e ofrece un rendimiento excepcional al combinar un motor de gasolina con 2.0 litros de cilindrada y cuatro cilindros, que desarrolla una potencia total disponible de 404 caballos a través del sistema de tracción permanente a las cuatro ruedas y una caja automática de ocho velocidades. Ello permite pasar de 0 a 100 km/h en tan solo 6,8 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 220 km/h. Con un impresionante par motor de 640 Newton metro, el nuevo híbrido enchufable asocia un elevado rendimiento dinámico con el refinamiento, el confort y la capacidad tradicionales de Range Rover.

Autonomía de hasta 51 kilómetros

Gracias a su motor electrificado, el P400e solamente emite 64 gramos/km y ofrece una autonomía completamente eléctrica de hasta 51 km sin que funcione el motor de gasolina, al mismo tiempo que proporciona un funcionamiento silencioso con una gran capacidad todoterreno y posibilita la entrada a zonas con restricciones de circulación por la calidad del aire. El modo de conducción se selecciona de manera manual mediante un botón ubicado en la consola y permite alcanzar una velocidad máxima de 137 km/h en el modo completamente eléctrico o “cero emisiones”.

Los conductores del nuevo Range Rover híbrido enchufable podrán escoger dos modos de conducción: “Parallel Hybrid” (el predeterminado) que combina la conducción utilizando ambos motores, el de gasolina y el eléctrico. El conductor puede optimizar la carga de la batería o el ahorro de combustible utilizando una de las dos funciones de gestión de la carga. Con la función SAVE se evita que la carga de la batería sea inferior a un nivel seleccionado con anterioridad y la función de optimización predictiva de la energía, mediante la introducción de un destino en el sistema de navegación activa el sistema, el cual usa datos de altitud integrados en el GPS para la ruta seleccionada y combinar de forma inteligente el motor eléctrico y el motor de gasolina y así optimizar el ahorro de combustible.

El modo EV (vehículo eléctrico) permite que el vehículo funcione exclusivamente con el motor eléctrico usando la energía almacenada en la batería, la solución ideal para trayectos urbanos.

Cuando es preciso una carga completa de la batería de 13,1 kWh, el tiempo de carga es de tan solo 2 horas 45 minutos utilizando un punto de carga específico de 32 amperios (los más habituales en centros comerciales o estaciones de carga públicas). La batería también se puede cargar por completo en 7 horas 30 minutos utilizando el cable de carga de casa de 10 amperios que se ofrece como equipamiento de serie. La batería del Range Rover tiene una garantía de ocho años o 160.000 kilómetros.

Capacidad todoterreno

La ya sobresaliente capacidad todoterreno del Range Rover alcanza nuevas cotas con la llegada de la versión híbrida P400e, ya que su motor eléctrico ofrece mayor control de par motor disponible desde que se inicia la marcha. Esto facilita un control mejorado a baja velocidad y un arranque más fácil en superficies con baja adherencia. La tecnología “Terrain Response 2” se ha recalibrado para distribuir de forma precisa el par del motor eléctrico -el cual no tiene velocidad de ralentí y es capaz de alcanzar el par máximo desde cero vueltas- a las cuatro ruedas. Con esta tecnología el nuevo modo “Comfort” calibra los ajustes de suspensión para optimizar la comodidad de conducción, mientras que la configuración “Dynamic” proporciona al conductor una conducción más deportiva. Estos programas se han añadido a las habituales configuraciones Hierba/gravilla/Nieve, Barro-surcos, Arena y Eco.

Mientras el Range Rover circula a una velocidad constante igual o superior a 105 km/h, la suspensión baja el vehículo 15 mm para reducir la resistencia aerodinámica y mejorar el ahorro de combustible. Otro dispositivo, denominado “Access Height” baja el vehículo hasta 50 mm para ayudar a los pasajeros a entrar y salir del vehículo. Esta característica también puede bloquear la suspensión en su nivel más bajo, permitiendo así que el Range Rover circule a velocidades de hasta 40 km/h por lugares con restricciones de altura.

Ficha técnica Range Rover P400e

Motor: Híbrido gasolina-eléctrico

Cilindros: 4 en línea

Cilindrada: 1.997 cm3

Potencia combinada: 404 caballos

Par motor: 640 Newton metro

Autonomía eléctrica exclusiva: 51 km

Tiempo de carga rápida: 2 horas 45 minutos

Tracción: A las cuatro ruedas

Cambio: Automático de 8 velocidades

Velocidad: 220 km/h.

0 a 100: 6,9 segundos

Consumo gasolina: Desde 2,8 litros

Largo: 5,00 m. (carrocería estándar); 5,20 m. (carrocería larga)

Ancho: 2,03 m.

Alto: 1,87 m.

Maletero: 802 litros

Precio: Desde 122.900 euros

Por el contrario, la altura de rodadura se puede aumentar, para mejorar las situaciones de conducción todoterreno más exigentes, con dos opciones a medida: la primera eleva el vehículo hasta 40 mm a velocidades de hasta 80 km/h, resultando idóneo para conducir más rápido en condiciones de conducción todoterreno menos exigentes, como caminos con baches. Para zonas más extremas o para vadear agua, el sistema eleva el vehículo hasta 75 mm por encima de su altura habitual hasta una velocidad de circulación de 50 km/h.

En el nuevo Range Rover se ofrece el conjunto más completo de asistencias a la conducción, entre las que destacan la cámara trasera, el avisador de cambio involuntario de carril y frenado de emergencia, el control de distancia delantera y trasera de aparcamiento, monitor de ángulo muerto de visión trasera, y el monitor del estado del conductor.

Control de crucero adaptativo

También hay un control de crucero adaptativo, que utiliza una cámara de visión delantera y un sistema de radar. Por otro lado, la opción “Park” incluye un nuevo dispositivo de asistencia en el aparcamiento, que alerta a los pasajeros que salen de las puertas traseras de los posibles peligros que se acercan por detrás. Si se detecta un vehículo, una luz parpadea en la puerta para avisar a aquellos que están bajando o se van a bajar.

Además, si los pasajeros necesitan trabajar durante los trayectos, podrán beneficiarse de los 17 puntos de conexión disponibles, entre los que se encuentran tomas de corriente doméstica, puertos USB y HDMI y tomas de 12 voltios. También resultan muy útil los ocho puntos de acceso wifi 4G.

El sistema “Touch Pro Duo” del nuevo Range Rover, combina dos pantallas táctiles de 10 pulgadas y alta definición en la consola central. Un sistema “Head-Up Display” dispone la información fundamental justo donde el conductor quiere mediante la proyección a todo color de 10 pulgadas con una claridad y definición superiores. Esta tecnología presenta información esencial en el parabrisas, manteniendo la velocidad del vehículo y las direcciones de navegación a la vista en todo momento.

Fotos