Renault Megane R.S.

Novedad en el Salón de Fráncfort, es la versión deportiva de la gama y se pone a la venta en diciembre

La división deportiva de Renault Sport acaba de dar a conocer el nuevo Megane R.S., una de las grandes novedades de la marca en el Salón de Fráncfort. Desde su lanzamiento en 2004, estas siglas R.S. siempre han estado presentes en la gama compacta de Renault. Ahora, la nueva versión acentúa los valores de deportividad, eficacia y placer de conducción.

Con un diseño donde aparecen vínculos que recuerdan a la relación de Renault con la competición, el nuevo Megane R.S. se distingue por los pasos de rueda, ampliados en 60 milímetros en la parte delantera y 45 mm en la trasera. Por otro lado, al ser más ancho cuenta con ruedas de 18 y 19 pulgadas, que mejoran la estabilidad en curvas y el comportamiento en carretera.

En la parte delantera, el nuevo paragolpes incorpora la lámina F1, característica del diseño de Renault Spor, dispone de un gran entrada de aire para alimentar los intercambiadores y refrigerar el motor y el diseño de la rejilla de la calandra lleva trama de nido de abeja 3D firmada por Renault Sport.

Visto de perfil, el lateral de carrocería presenta los volúmenes esculpidos del nuevo Megane, el ensanchamiento de las vías y los pasos de rueda y en la parte posterior hay un alerón para generar más apoyo aerodinámico, con adornos verticales en el color de la carrocería para resaltar la anchura del vehículo. El nuevo parachoques aloja la salida de escape central, que es distintiva del Megane R.S. Un difusor genera mayor equilibrio a velocidades elevadas.

El Orange Tonic es el nuevo color de la carrocería. Al igual que el amarillo Sirius, el color emblemático de Renault Sport, dispone de un tratamiento específico para un brillo y reflejo característicos. En el interior, los asientos delanteros deportivos incorporan reposacabezas integrados, se adorna con pespuntes rojos sobre un universo en gris carbono integral. Los pedales son de aluminio y la palanca de cambios también difiere del resto de la gama.

Cuatro ruedas directrices

La tecnología 4Control, con cuatro ruedas directrices, se monta de serie en el chasis Cup y el chasis Sport. Al girar las ruedas posteriores en el mismo sentido que las delanteras, el coche es ahora más ágil en curvas cerradas y proporciona mayor estabilidad en las curvas más rápidas. A poca velocidad, y como las ruedas se mueven en sentido contrario, el radio de giro es más corto y maniobra mejor en el tráfico por ciudad.

Para conseguir un mayor rendimiento y que el paso por curva sea más rápido, el tren delantero se ha rediseñado para adaptarse a la nueva geometría de suspensión y aporta mayor rigidez. El nuevo diferencial Torsen de deslizamiento limitado, asociado al chasis Cup, mejora la motricidad y el comportamiento en conducción deportiva. Cada chasis cuenta con ajustes de la suspensión específicos, tanto de muelles, amortiguadores, topes y barras estabilizadoras.

El motor del Megane R.S. resultante de las sinergias de la Alianza con Nissan, desarrolla 280 CV de potencia y 390 Nm de par y, por primera vez, una se ofrece una doble oferta de caja de cambios. El propulsor, con turbo de doble entrada, es un cuatro cilindros y 1,8 litros en el que destaca, para ser un deportivo, que el par se alcanza a 2.400 revoluciones y se mantiene constante hasta 5.000 vueltas.

Por primera vez, se incluye una doble oferta para la caja de cambios. De serie se comercializa con un cambio manual de seis velocidades y en opción se ofrece una caja automática de tipo doble embrague EDC de seis relaciones. Esta última permite mantener las manos en el volante en las curvas y gracias a la tecnología Multi-Change Down permite reducir varias marchas en el momento de frenado sin intervención del conductor.

Cinco modos de conducción

Con en otras versiones de la gama, el coche equipa el sistema Mult-Sense, con cinco modos que modifican distintos parámetros como la respuesta del motor, la firmeza de la dirección y el tiempo del cambio de marcha en la caja EDC. Aparte de las posiciones Comfort y Normal, más acordes a la conducción por ciudad o para llevar a los niños al cole, la posición Sport añade un carácter más deportivo, con una sonoridad del motor más distintiva, y el control de estabilidad permite una conducción más dinámica en curva.

En modo Race es para uso en circuito, y aporta la configuración más deportiva del sistema 4Control y desactiva el control de estabilidad. Al seleccionar Perso, se activa o desactiva a discreción las tecnologías disponibles para vivir una experiencia más personal. El botón R.S. Drive ofrece acceso directo a los modos Sport (presión breve) o Race (más prolongada).

Otra de las particularidades del Megane R.S. es la telemetría. Gracias al R.S. Monitor, con nuevos grafismos y mejor ergonomía, Renault Sport facilita la visualización de datos en tiempo real en la pantalla del sistema R-LINK 2. Con R.S. Monitor Expert, el conductor puede conectar una cámara (incluso la del móvil) y grabar distintas tomas que podrá visualizarlas por la inserción de los datos del vehículo en el vídeo.

El sistema de iluminación R.S. Vision aparece en forma de bandera a cuadros en el paragolpes delantero.

El sistema de iluminación de led R.S. Vision, ya visto en el Clio R.S., aparece en forma de una bandera a cuadros, y se integra en el paragolpes delantero. Esta tecnología exclusiva de Renault Sport acciona cuatro funciones de iluminación como posición, luces de curva, faros antiniebla y luces largas. Por sus prestaciones de iluminación, el sistema R.S. Vision incrementa la visibilidad y por primera vez la firma luminosa en forma de C incorpora los intermitentes.

El conjunto de sistemas de ayuda a la conducción incluye el regulador de velocidad adaptativo y frenado activo de emergencia, detector de cambio de carril, alerta de distancia de seguridad, alerta de exceso de velocidad con reconocimiento de señales y sistema de detección de ángulo muerto. No falta cámara de marcha atrás, ayuda al estacionamiento delantera, trasera y lateral y estacionamiento con manos libres.

Fotos