Porsche 911 Carrera T, deportividad por bandera

Porsche 911 Carrera T, deportividad por bandera

La gama se amplía con esta versión más ligera y dinámica que mejora el rendimiento

En la búsqueda por la mejora permanente del rendimiento y el placer de conducción, Porsche amplía su popular gama del 911 Carrera con la versión T (de turismo) que desarrolla, a igualdad de potencia, unas prestaciones más brillantes que la variante básica por un menor peso y gracias a pequeñas modificaciones mecánicas.

Este modelo va dirigido a un público más deportivo que opta por un 911 no tan potente como el GTS o la versión con tracción a las cuatro ruedas, aunque sí se le aproxima en cuanto a prestaciones. En el caso de la variante con cambio automático de doble embrague (que son la mayoría en nuestro mercado) el coche, en la posición Sport +, acelera de cero a 100 km/h en 4,2 segundos y pasa la barrera de los 200 km/h en 14,5 segundos.

El equipamiento del 911 Carrera T no se caracteriza por su elegancia y sí por elementos diseñados para optimizar el peso y en consecuencia la deportividad. Es el caso de la luneta trasera y los cristales laterales traseros fabricados en material ligero y se utilizan tiradores de cuero para abrir las puertas. Se han reducido en gran medida las piezas para la absorción de sonido, se eliminan los asientos traseros opcionales y también existe la posibilidad de suprimir el dispositivo de conectividad Porsche Communication Management. El resultado es un peso en vacío de 1.425 kilos, unos 25 menos que un 911 Carrera.

El conocido motor bóxer de seis cilindros y tres litros con doble turbo desarrolla 370 CV de potencia y un par máximo de 450 Nm, con todo el valor disponible a partir de 1.750 hasta las 5.000 revoluciones. En el caso del cambio manual, las relaciones son más cortas, y acelera de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos. Sin embargo, es la transmisión de doble embrague PDK la que desarrolla unas prestaciones más brillantes y además gasta un litro menos según la media oficial. La relación peso/potencia se reduce hasta los 3,85 kg/CV.

Otros elementos mecánicos del 911 Carrera T son el diferencial autoblocante mecánico y el chasis deportivo PASM de serie. La altura de la carrocería se rebaja 20 milímetros e incorpora el paquete Sport Chrono, una palanca de cambios más corta con el esquema de marchas en rojo, así como un tapizado Sport-Tex para la parte central de los asientos. El eje trasero es direccional, dispositivo que se comercializa en opción, pero no se puede pedir en los demás 911 Carrera.

En el diseño del 911 Carrera T destaca el apéndice delantero modificado, que aporta una mayor aerodinámica, y unos retrovisores Sport Design pintados en gris metalizado. Equipa llantas Carrera S de 20 pulgadas en gris titanio, con los logos 911 Carrera T en la parte baja de las puertas y en la zaga. Detrás, es característico las lamas del capó y el sistema de escape deportivo con dos tubos pintados en negro y situados en la parte central. La oferta de colores exteriores es amplia y además de en negro, naranja, rojo, amarillo, blanco y azul, se ofrecen los metalizados en blanco, negro y plata.

Los asientos, tapizados en negro, son regulables eléctricamente, con la parte central con un tejido Sport-Tex, y los reposacabezas llevan cosido el logotipo 911; son opcionales unos asientos «baquet» integrales. El volante deportivo va forrado en cuero, con el habitual conmutador que permite seleccionar diferentes programas de conducción. Las molduras decorativas del salpicadero y de las puertas son negras y es opcional el paquete interior T, con un diseño aún más deportivo.

El Porsche 911 Carrera T, con un precio es de 124.259 euros para la versión con cambio manual, y de 124.010 euros del modelo con la transmisión automática de doble embrague PDK debido al sistema impositivo español, llega a partir de enero.

Fotos