Mercedes Clase S Coupé y Cabrio, del lujo a la potencia del AMG

El tope de gama del fabricante de la estrella se amplía con las carrocerías de dos puertas

La reciente Clase S de Mercedes crece. El fabricante presentará en el Salón de Fráncfort las versiones de dos puertas cupé y cabrio con sus variantes AMG (S 63 4Matic+ y S 65) que se benefician de las innovaciones introducidas recientemente en la berlina, esto es, la tecnología punta más actual.

El nuevo propulsor V8 biturbo, disponible para el S 560 Coupé y Cabrio gasta un 8 % menos de de combustible que el anterior gracias a una función que desconecta cuatro cilindros cuando se pisa poco el pedal del acelerador. Otra particularidad son los dos turbos ubicados en la «V» que forman las bancadas de cilindros. Este V8 desarrolla 469 CV y 700 Nm y proporciona una aceleración de cero a cien de 4,6 segundos.

Función de balanceo

La suspensión opcional con función de balanceo activa en curvas, que se lanzó en 2014 en la Clase S Coupé, se renueva. Un dispositivo que inclina la carrocería levemente hacia el interior de la curva, movimiento inapreciable para el conductor, para reducir así las fuerzas transversales a las que se ven expuestos los ocupantes. El sistema reconoce las curvas con ayuda de la cámara estereoscópica y un sensor de aceleración transversal. Esta regulación se ha perfeccionado aún más y puede funcionar en un margen superior de velocidad, hasta 180 km/h.

En cuanto al diseño, los nuevos cupé y cabrio tienen un faldón delantero con un splitter frontal cromado y grandes tomas de aire. Los faldones laterales y embellecedores cromados en la salida doble de escape en diseño V12 contribuyen a acentuar el aspecto deportivo. La línea de equipamiento AMG Line lleva nuevos faldones delante y detrás.

En la zaga, las luces traseras son de oled. Esta tecnología utiliza capas muy finas de material orgánico electroluminiscente sobre una placa de cristal. Los 66 oled parecen flotar en cada piloto trasero y emiten en todas las direcciones una luz homogénea. Al cerrar el vehículo se genera una secuencia luminosa animada, seguida del aumento de la intensidad de la luz de posición trasera. Estas luces brillan con mayor o menor intensidad en función del movimiento del vehículo y si es de día o de noche.

El habitáculo puede equiparse con tres tipos de madera (raíz de nogal marrón brillante, fresno en gris satinado y de magnolia designo flowing lines), así como con tres nuevos tapizados en cuero. Hay nueva instrumentación con pantallas de alta resolución de 12,3 pulgadas de diagonal. El cuadro de instrumentos es de formato grande para una visión directa del conductor y muestra el contenido de los menús, como los datos del viaje, consumo y la navegación. Además, un indicador Eco ayuda a mejorar la eficiencia en la conducción.

Por lo que se refiere a los AMG, se reconocen por la nueva configuración del frontal, con la llamativa calandra Panamericana, con adornos cromados verticales que estructuran la toma de aire para refrigeración. El faldón delantero en forma de Jet-Wing flotante lleva dos amplias tomas de aire laterales, enmarcadas en negro. El faldón trasero en forma de difusor, los escapes dobles, numerosos detalles cromados y las llantas de aleación forjadas de 20 pulgadas en el S 65 identifican a estas versiones más deportivas.

La gama AMG se compone del S 63 4Matic+ y el S 65, ambos disponibles en los dos tipos de carrocería cupé y cabrio. El motor AMG V8 biturbo para el S 63 es un cuatro litros, también con desconexión selectiva de cilindros para el cupé, que sustituye al anterior V8 biturbo de 5,5 litros. Pese a su menor cilindrada, la potencia es de 612 caballos (27 CV más que su antecesor). El cambio Speedshift MCT 9G es otra novedad, al igual que la tracción integral variable AMG Performance 4Matic+.

La mayor exclusividad y tope de gama corresponde a los motores de 12 cilindros del S 65. Un propulsor biturbo de 6,0 litros que desarrolla una potencia de 630 CV y un par motor de 1.000 Nm (!!). La caja de cambios es de tipo Speedshift TCT 7G, un cambio automático rápido, sobre todo si se selecciona el programa de conducción Sport+. Sin embargo, y al ir solo con propulsión trasera, la aceleración de cero a cien (4,1 segundos) es más lenta que los espectaculares 3,5 segundos del S 63 4Matic+, que es menos potente pero lleva tracción total y la configuración Race Start que permite una aceleración fulgurante sin pérdidas de tracción.

El motor V8 biturbo del S 63 4Matic+ desarrolla un par de 900 Nm, un valor disponible desde 2.750 hasta 4.500 revoluciones, lo que en la práctica supone una respuesta inmediata desde muy bajas vueltas. De serie se limita la velocidad punta a 250 km/h, aunque se amplía hasta los 300 por hora si el propietario realiza un curso en la academia de conducción AMG Driver.

Amortiguación regulable

Tanto el S 63 4Matic+ como el S 65 Cabrio equipan de serie con la suspensión AMG Ride Control+ con amortiguación regulable. El conductor puede elegir entre la modalidad Sport y Sport Plus, que son las más deportivas, o mayor suavidad de marcha para viajes largos (Comfort). Otra novedad es la modificación en el tren delantero, con mayor caída de las ruedas y una barra estabilizadora de mayor tamaño. En definitiva, medidas que optimizan la agilidad para una conducción más dinámica.

El sistema de frenos, con discos con pinzas fijas de aluminio de seis pistones en el eje delantero se complementa en opción con un equipo de frenos cerámicos AMG que reduce el peso en más de un 20 %, con un desgaste menor y proporcionan mayor resistencia a la corrosión y mejor estabilidad térmica.

Los AMG Cabrio y Coupé se reconocen por la característica calandra Panamericana con barras cromadas verticales.

En marcha, el conductor puede seleccionar uno de los cuatro programas, según el estilo de conducción. Desde el más cómodo Comfort, los deportivos Sport y Sport Plus y un cuarto Individual. Con esta selección se modifican importantes parámetros, como la respuesta del motor, el cambio, la suspensión, la dirección, el control de estabilidad y la tracción integral. El S 63 4Matic+ monta de serie el sistema de escape AMG Performance, con regulación del sonido de escape, que resulta más deportiva en la posición Sport+.

Los nuevos cupé y cabrio de la Clase S de Mercedes se presentan a mediados de septiembre en el Salón de Fráncfort.

Fotos