BMW X2, formato compacto

BMW X2, formato compacto

El modelo más pequeño de la familia X, con una longitud de 4,36 metros, llega en marzo

BMW también apuesta por el segmento más en auge en el panorama del automóvil actual. El nuevo X2, con el aspecto robusto característico de la familia X, es un vehículo que la marca denomina Sports Activity Coupé, de tamaño más compacto gracias a sus menos de 4,4 metros de longitud y con una postura al volante elevada. No le va a faltar su estilo deportivo, con el equipamiento M Sport.

Sorprende que el X2 es incluso más corto que el X1, pero comparten la misma distancia entre ejes lo que le añade una buena capacidad interior y es unos siete centímetros más bajo. La gama inicial abarca un motor de gasolina y otro diésel, este con tracción a las cuatro ruedas xDrive de serie, a los que se añadirán nuevos propulsores. En cuanto al equipamiento, se comercializará el básico y los más deportivos M Sport y M Sport X.

El diseño del nuevo X2 llama la atención por los pequeños detalles. Con el inconfundible estilo de la familia X, en el frontal la tradicional parrilla de BMW se le ha dado totalmente la vuelta a su habitual forma trapezoidal y ahora es más ancha por la parte inferior. Es la primera vez que esta modificación se incorpora en un BMW moderno. Otro ejemplo es la ubicación del logotipo de la marca en los pilares traseros. Un guiño a los modelos antiguos como el 2000 CS y el 3.0 CSL.

Los faros delanteros, con los elementos dobles circulares y luz diurna de led se combinan con las luces antiniebla para crear el habitual frontal de la familia X. Los faros interiores son un poco más estrechos que los exteriores y se añaden detalles cromados para un aspecto más exclusivo. Los faros de led integrales para las luces de cruce y de carretera son opcionales.

Visto de perfil, las estriberas laterales son un elemento distintivo. Junto a la moldura del revestimiento que rodea la parte baja de la carrocería y los pasos de rueda, aportan un detalle de estilo que destaca a la vista la distancia respecto al suelo. El diseño de los paragolpes es más dinámico y el difusor en el faldón trasero acabado en un tono oscuro metalizado le confiere un toque adicional de exclusividad.

Las líneas de diseño horizontal de la zaga del BMW X2 resaltan la anchura de la carrocería. Los pilotos traseros de led incluyen una banda luminosa para que el coche sea claramente reconocible sobre todo en la oscuridad. Según la motorización, puede llevar uno o dos tubos de escape. Otros elementos visuales, como las llantas, son de 17 pulgadas en la versión básica pero hay otros diez diseños de llantas disponibles incluidas las M para los M Sport y M Sport X con varios tamaños de hasta 20 pulgadas de diámetro.

En el interior, el cuadro de instrumentos, con una marcada orientación al conductor, lleva costuras de contraste y decorativas de serie. Además, incorpora en opción el Head-Up Display que proyecta toda la información importante y las lecturas del sistema del navegador sobre el parabrisas en el campo de visión del conductor para quitar la vista lo menos posible de la carretera.

Gama de motores

En el momento del lanzamiento, el X2 se venderá con tres variantes de motor, gama que se ampliará unos meses más tarde para incluir un total de cuatro combinaciones de transmisión y mecánica de gasolina y cinco posibilidades de transmisión y propulsor diésel. Los dos primeros son el gasolina sDrive20i y el diésel xDrive20d. La variante de gasolina equipa un cuatro cilindros, dos litros, que desarrolla 192 CV; acelera de cero a cien en 7,7 segundos y la velocidad máxima es de 227 km/h. El cambio es automático, de doble embrague Steptronic de siete velocidades.

El propulsor diésel se asocia con el sistema de tracción a las cuatro ruedas xDrive de serie. También de dos litros de cilindrada, rinde una potencia de 190 caballos y un elevado par de 400 Nm; lleva un cambio Steptronic de ocho velocidades, con levas de cambio en opción, en el volante. Poco después, BMW pondrá a la venta el sDrive18i de tres cilindros y el sDrive18d y xDrive18d de cuatro cilindros, con potencias respectivas de 140 y 150 caballos.

El bastidor del nuevo BMW X2 permite todo tipo de configuración electrónica de acuerdo con los gustos del conductor. Con solo pulsar el botón del sistema Driving Experience Control, se puede elegir entre el modo estándar Comfort, el Eco Pro y el más deportivo Sport. Si se opta por el control de la suspensión, la altura de marcha se rebaja diez milímetros, y la suspensión se modifica entre la configuración Comfort o la Sport que es lógicamente más rígida.

En cuanto a sistemas de conectividad, el ConnectedDrive y Connected se han rediseñado para el nuevo X2 para asistir, informar o entretener al conductor en el momento oportuno. Hay tres formas distintas de interactuar con el vehículo, puesto que la sexta generación del concepto BMW iDrive complementa ahora al familiar controlador iDrive y al control por voz con el manejo táctil para el display de control.

Entre otras funciones destacadas que hacen posible la conectividad, se equipa al BMW X2 con un punto de acceso wifi y la carga inalámbrica para smartphones compatibles. Por su parte, la preparación para Apple CarPlay permite utilizar determinadas funciones de iPhone.

Los sistemas de asistencia ayudan a mejorar la seguridad. Puede disponer de aviso de salida del carril, información de velocidad con indicación de prohibición de adelantar y asistente de luz de carretera antideslumbramiento, así como aviso de colisión y de peatones con función de frenado en ciudad. También lleva sistema de control de crucero activo con función de parada y arranque, (que mantiene la velocidad deseada entre 30 y 140 km/h) y asistente de retenciones.

Fotos