Audi R8 V10 RWS, para 999 puristas

Audi R8 V10 RWS, para 999 puristas

Es el primer modelo de la marca con propulsión trasera como edición limitada

La división deportiva de Audi amplía la gama R8 con la llegada de una nueva variante con propulsión trasera. El R8 V10 RWS, en versiones Coupé y Spyder es una serie limitada a 999 unidades. Es un modelo muy especial porque dispone de propulsión solo a las ruedas posteriores. Como en el R8, se recurre a un impresionante motor V10 en posición central.

El carácter purista de la nueva variante del R8 queda acentuado por la parrilla Singleframe acabada en negro mate, el mismo tono presente en las tomas de aire de la parte delantera y trasera del coche. El sideblade superior (en el cupé) es en negro brillo, y el blade inferior en el color de la carrocería. Al igual que el modelo de competición R8 LMS GT 4, el RWS Coupé se ofrece con una lámina adhesiva opcional en color rojo que recorre el capó, el techo y la parte trasera.

En el interior, la tapicería de los asientos combina el cuero y el tejido Alcántara. Como opción, se pueden montar unos asientos tipo backet. El salpicadero incluye un emblema que indica el número de la serie limitada.

El motor V10 desarrolla una potencia máxima de 540 CV y entrega un par máximo de 540 Nm a 6.500 rpm. En el caso del cupé acelera de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y le permite alcanzar una velocidad máxima de 320 km/h. Con el techo cerrado, el consumo medio del R8 Spyder V10 RWS es de 12,4 l/100 km, equivalente a unas emisiones de CO2 de 283 g/km.

El peso del vehículo es de 1.590 kilos, lo que supone 50 kg menos que el R8 Coupé con tracción a las cuatro ruedas, que necesita componentes adicionales como el árbol de transmisión, el embrague multidisco y el diferencial central. El reparto de pesos es de 40,6:59,4 en el cupé, con unos ajustes de chasis especialmente adaptados para la configuración de propulsión trasera.

Los reglajes y sistemas de control permiten realizar derrapajes controlados si el conductor elige el modo Dynamic en el control dinámico de la conducción, y selecciona el programa Sport en el control de estabilidad, que interviene al límite. En la dirección electromecánica no se producen movimientos imprevistos del volante al acelerar, lo que permite un manejo más preciso. El Audi R8 V10 RWS equipa de serie llantas de aleación de 19 pulgadas con diseño de cinco radios en V y neumáticos 245/35 en el eje delantero y 295/35 en el trasero.

El Audi R8 V10 RWS se ofrecerá a partir de otoño, con un precio del Coupé que parte desde 165.500 euros, y de 180.250 euros para el Spyder.

Contenido Patrocinado

Fotos