Los sindicatos denuncian que detrás del cierre de térmicas hay un plan para ayudar a nucleares y gas

Un instante de la rueda de prensa ofrecida este miércoles en Madrid./Juan Lázaro
Un instante de la rueda de prensa ofrecida este miércoles en Madrid. / Juan Lázaro

Los sindicatos exigen un plan nacional que reconozca el papel del carbón dentro del 'mix' energético, ya que se trata de «un sector estratégico» para España

EUROPA PRESSMadrid | León

Los sindicatos UGT y CCOO han rechazado el cierre de las centrales térmicas por su "valor estratégico" para el país como tecnología de respaldo y han denunciado que detrás de todo ello existe un plan para favorecer el peso de las nucleares y los ciclos combinados en el 'mix' energético.

En rueda de prensa, el secretario sectorial minero de UGT FICA, Víctor Fernández, consideró que este movimiento de las empresas para cerrar las plantas de carbón "es una operación perfectamente diseñada para que se les pague las inversiones en desnitrificación y un apoyo a los ciclos combinados y a las nucleares".

El apunte

A este respecto, el responsable del sector mineroeléctrico de CCOO, Jesús Crespo, añadió que el Gobierno traza la política energética, pero "las empresas hacen la suya y deciden qué 'mix' energético es el más adecuado para ellas".

Por ello, pidieron un plan nacional que reconozca el papel del carbón dentro del 'mix' energético, ya que se trata de "un sector estratégico" para España, dando estabilidad por un lado al sistema productivo e industrial y, por otro, "con carácter social para que la energía llegue a todos los hogares", añadió el secretario sectorial energético de UGT FICA, Andrés Muñoz.

Crespo consideró que no es viable "ahora mismo" el cierre de las centrales de carbón en España, ya que es una tecnología que está actuando de estabilizador de los precios de la electricidad y como energía de respaldo. "Las renovables instaladas no pueden sostener el sistema", advirtió.

Un instante de la rueda de prensa ofrecida este miércoles en Madrid.
Un instante de la rueda de prensa ofrecida este miércoles en Madrid. / Juan Lázaro

No es necesario un Real Decreto para parar el cierre

Asimismo, rechazaron que sea necesario la aprobación por el Gobierno de un nuevo real decreto para endurecer los motivos para cerrar las centrales eléctricas, ya que "hay legislación suficiente para decirles que no tienen que cerrar".

"Todos los lobbies están preparados para esta jugada, incluidas las propias empresas que saben de sobra que no hace falta esperar al decreto", advirtió Fernández, subrayando que la nueva normativa para "lo único" que va a servir es para "dar dinero a las centrales que no tienen buena situación".

De esta manera, Fernández afirmó que la propuesta de los sindicatos pasa por mantener "las térmicas y el carbón" y hacer que Europa lo considere "reserva estratégica e ir a unos pagos por capacidad".

Para ello, solicitarán a la Secretaria de Estado de Energía la convocatoria de una nueva reunión de la comisión de seguimiento del plan del carbón para que se explique cómo está la situación. "Hay materia legal para dar contestación ya a quien dice que quiere cerrar centrales", dijo.

Plan inversor a las empresas

Por otra parte, los sindicatos pidieron al Gobierno que exija a las empresas energéticas, "que se han repartido millonarios beneficios", un plan de inversión para las centrales de carbón que permita que sean más limpias a través de la desnitrificación, cumpliendo así con los compromisos recogidos en el acuerdo de 2013.

Además, acusaron al presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, de mentir cuando aboga por el cierre de las centrales de carbón con el fin de reducir las emisiones de CO2, ya que los derechos de emisión no desaparecen, se trasladan "a otra central en A Coruña, Cataluña o San Petersburgo". "Es una mentira que intentan trasladar, como que son más ecologistas que nadie", añadió Fernández al respecto.

Contenido Patrocinado

Fotos