Del Olmo reconoce que «no corren buenos tiempos para el carbón» y compromete «muchísimo trabajo» para la continuidad del mineral

La consejera, durante la inauguración del Magosto. /César Sánchez
La consejera, durante la inauguración del Magosto. / César Sánchez

La consejera, que aboga por el mantenimiento de las centrales térmicas, inaugura en Páramo del Sil el XI Magosto y Mercado de la localidad berciana

S. GALLO Páramo de Sil

La consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, reconoció que «no corren buenos tiempos para el carbón» pero insistió en que desde la Junta se sigue defendiendo que este mineral tiene que tener un papel «esencial» en el mix energético «como ha tenido en el pasado y tiene que seguir teniendo», aunque para ello comprometió «muchísimo trabajo» para su continuidad y también la de las centrales térmicas.

Del Olmo, que asistió a la inauguración del XI Magosto y Mercado de Páramo del Sil, insistió en que se está pidiendo «con más fuerza que nunca» el mantenimiento de las centrales térmicas ya que, de lo contrario, no se podrá dar continuidad a la minería del carbón. La consejera de Economía y Hacienda recordó que este mineral permite el abaratamiento de los costes de la energía para todos los ciudadanos, además de que es «la única fuente de energía autóctona» ya que el resto procede de otros países y a la que se le augura futuro durante los próximos 150 años.

Con este fin, la consejera explicó que en los últimos meses se han estado «dando pasos» con la ayuda del Ministerio de Energía con el fin de que las térmicas sigan comprando carbón. «Partíamos de un punto en el que no compraban y ahora están comprando», dijo la consejera, quien dijo tener constancia de que se sigue negociando pero a día de hoy los problemas están en el precio. «Confío en que haya un acuerdo, porque las únicas minas que quedan, necesitan vender el carbón», declaró, al tiempo que expresó su deseo de que también las térmicas de Anllares y Compostilla sigan produciendo electricidad «a ser posible por muchos más años de los que estaba previsto».

De cara al planteamiento de alternativas a la minería, Del Olmo apuntó al proyecto de Forestalia como una gran iniciativa generadora de empleo en la zona, en torno a 600 puestos de trabajo entre directos e indirectos. La consejera dijo no compartir las críticas de los grupos ecologistas porque la quema de biomasa supondrá a su vez la limpieza de los montes, algo «fundamental» para evitar incendios forestales y producir energía en una zona en la que se está «clamando» para que no se cierre ninguna central térmica. «Lo más importante es proteger empleo y a las personas que viven en esta zona», añadió.

Sobre el XI Magosto y Mercado de Páramo del Sil que inauguró Pilar del Olmo, la consejera resaltó la importancia de fiestas como esta que combinan las tradiciones y que suponen «una exaltación de la artesanía, de los productos endógenos y del turismo» que ayuda al mantenimiento de la población en las zonas rurales.

El alcalde de Páramo del Sil, Ángel Calvo, que agradeció el trabajo ‘callado’ de Pilar del Olmo por el sector minero, regaló a la consejera una lámpara minera y una caja de vinos del Bierzo. Además se felicitó porque en una festividad como esta, en la que se calcula que serán unas 3.000 las personas que lleguen al municipio, el pueblo «se queda pequeño» para acoger a tantos visitantes, a quienes además se han ofrecido «una multitud de posibilidades» para que puedan pasar «un día agradable».

Fotos