La Junta crea una alianza en Europa para buscar actividad económica alternativa en las cuencas

Monumento minero. /
Monumento minero.

La iniciativa, que reúne a 42 regiones mineras, pretende unir fuerzas con otros territorios de la UE para encontrar alternativas económicas a la minería de carbón en términos de actividad económica y empleo

LEONOTICIAS

La Junta de Castilla y León se ha adherido a la Plataforma de Regiones Carboneras en Transición, que se presenta este lunes en Estrasburgo (Francia). Este foro, impulsado por la Comisión Europea, intentará que el paso hacia el nuevo modelo energético promovido por las instituciones comunitarias sea justo y equitativo para los habitantes de las cuencas.

El director general de Energía y Minas, Ricardo González Mantero, participa en este lanzamiento oficial de la llamada ‘Coal Regions in Transition Platform’, que pretende apoyar a las regiones carboneras de la UE en la aplicación del paquete de medidas ‘Energía limpia para todos los europeos’. El objetivo se centra en unir fuerzas con otros territorios de la UE para encontrar alternativas a la minería en términos de actividad económica y empleo.

El proyecto fue presentado por la Comisión el 30 de noviembre del año pasado y fue el punto de partida para las posteriores disposiciones legislativas que debe aprobar el Consejo Europeo. La idea se centra en dar respuesta a la progresiva reducción de la actividad extractiva derivada de una directiva, que sólo permite que subsista la minería competitiva a partir de 2019, situación en la que ya se encuentran las explotaciones que continúan operativas en Castilla y León.

Objetivos

La nueva plataforma representa a todos los territorios de la UE donde la minería del carbón sigue considerándose un motor económico. Su objetivo es facilitar la identificación, el desarrollo y la implantación de proyectos que contribuyan a una transformación económica viable de estas zonas, facilitando el intercambio de información sobre fondos y programas.

La Junta considera que mantener un volumen de producción adecuado de carbón autóctono, que a su vez permita que la generación térmica con este tipo de combustible tenga una cuota de al menos el 4% en el mix español

A su vez, apuesta por el diálogo sobre el marco político y normativo necesario, el conocimiento de buenas prácticas, para incentivar su aplicación y, en definitiva, el aprendizaje mutuo. Entre sus metas figuran, asimismo, la promoción del debate sobre las políticas necesarias a largo plazo y la financiación para aplicarlas.

Así, la Comisión Europea trata de ayudar a las regiones afectadas a identificar, desarrollar e implementar proyectos que impulsan cambios económicos y tecnológicos viables de las cuencas mineras. Además, se intenta propiciar el entendimiento de los distintos agentes implicados para lograr el máximo acuerdo sobre el marco político y legislativo en el que debe moverse la transición prevista para este sector.

En la ciudad francesa de Estrasburgo se darán cita autoridades públicas regionales y locales, representantes de empresas de la sociedad civil y agentes empresariales y sindicales. La Junta acude en su calidad de gobierno de una zona de la Unión Europea “donde existe un amplio consenso político, económico y social sobre la importancia de apoyar a la minería del carbón”.

Intercambio de experiencias

La región francesa Gran Este ejerce como anfitriona del encuentro, que cuenta con un alto nivel de ponentes y asistentes entre los que figuran el vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Energía, Maroš Šefčovič; el comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, el español Miguel Arias Cañete; los ministros de Energía de Polonia, Eslovaquia y Grecia; y el director general de Energía de la Comisión Europea, Dominique Ristori, quien conducirá el acto formal de presentación, y europarlamentarios con competencias en este ámbito.

11 países y 42 regiones euroepas

El carbón se explota en once países y 42 regiones europeas, lo que supone que es el combustible fósil más abundante en la UE y por tanto una importante fuente de actividad económica para esos territorios. De hecho, da empleo a alrededor de 240.000 personas, de las que 180.000 trabajan en la extracción de carbón y lignito y las 60.000 restantes en centrales eléctricas alimentadas con ese mineral. Ahora bien, al mismo tiempo las instituciones comunitarias están trabajando para reducir las emisiones derivadas de su utilización, para lo que se busca desarrollar e incorporar a las plantas tecnologías avanzadas como las de captura y almacenamiento de carbono.

La previsión es que la plataforma comience a trabajar este lunes mismo a través de dos mesas redondas dirigidas a fomentar la participación y el intercambio de experiencias entre todos los integrantes. Así, en la primera de ellas se abordará el cambio industrial y tecnológico en las regiones mineras del carbón, mientras que la segunda analizará la transformación estructural, la reestructuración y el diálogo social en esas mismas zonas, con especial atención a las posibles soluciones, oportunidades y financiación.

Desde la Junta, según señaló, la apuesta pasa por mantener un volumen de producción adecuado de carbón autóctono “que a su vez permita que la generación térmica con este tipo de combustible tenga una cuota de al menos el cuatro por ciento en el ‘mix energético español’ al ser un objetivo estratégico para España y permitir que se asegure el autoabastecimiento ante cualquier acontecimiento geoestratégico sobrevenido”.

Para ello añadió que es preciso garantizar “tanto una minería competitiva en los mercados internacionales, como que las centrales térmicas se vayan adecuando a los nuevos requisitos medioambientales en materia emisiones”.

Contenido Patrocinado

Fotos