Industria teme que la UE dará la espalda al carbón tras la acción «irresponsable e ideológica» de la oposición

Álvaro Nadal y Pilar del Olmo, este miércoles en León. / Campillo

Álvaro Nadal defiende la necesidad de la supervivencia de las centrales térmicas para permitir quemar carbón y evitar subidas de hasta un 15% en el recibo de la luz | El ministro asegura que el Gobierno está muy solo en su defensa

A. CUBILLAS

El PP cierra filas en torno a la supervivencia de las centrales térmicas. Desde la Diputación hasta el Gobierno de España pasando por la Junta de Castilla y León. Y todos lo han hecho en tierra minera.

El ministro de Industria y Energía y la consejera de Economía han recogido el testigo de la Diputación de León para denunciar en León la moción que este martes aprobó el Congreso de los Diputados y que condena al cierre a las centrales térmicas de España y, por ende, al sector del carbón.

Muy crítico y sin ocultar su malestar se ha mostrado Álvaro Nadal que ha hecho hincapié en la relevancia de la moción presentada por Unidos-Podemos y que recibió el respaldo de C´s y el PSOE que provocará que en el año 2020 dejen de funcionar todas las centrales térmicas.

Reacciones

Una situación especialmente “grave”, según remarcó, y que se produce en medio de la negociación que el Gobierno de España está llevando a cabo con la Unión Europea para intentar que el carbón tenga presencia en el mix energético hasta el 2030 siempre y cuando se cumpla con los objetivos de emisiones de CO2.

La mirada puesta en Europa

Al fin de cuentas, remarcó Nadal, las centrales térmicas son útiles desde el punto de vista económico. Una negociación “compleja de por sí” ante la oposición de muchos países miembros a la que ahora se tiene que sumar la de los parlamentarios españoles.

“Estamos inmersos en la negociación e intentando buscar aliados. Pero imagínense lo que me pueden decir cuando ven que de mi propio parlamento no apoyan la continuidad de las térmicas. No facilitan la labor del Gobierno a la hora de hacer una política sensata en favor del carbón. Lo que menos nos hacía falta es una postura tan mayoritaria en el Congreso de los Diputados”.

Más aún cuando, lamentó Nadal, la moción apoyada por todos los grupos de la oposición a excepción de Foro Asturias responde a una postura “drástica y meramente ideológica” que no se sostiene ni se fundamenta en razones económicas. Porque la realidad hoy por hoy es que la desaparición del carbón implicaría un repunte en la factura de la luz del 15%.

Me parece irresponsable y un desconocimiento absoluto del sector esta decisión. El interés del Gobierno porque el carbón esté en el mix energético no es otro que evitar que las puntas del precio de la luz no sean altas ante un repunte de precio del gas como ocurrió este invierno. Si tenemos carbón, ya no tendremos ese seguro”, advirtió Nadal.

Nadal, que reconoció que por el momento aún no ha mantenido ningún contacto con los líderes de los principales partidos de la oposición, se mostró pesimista ante un posible cambio de postura dado que “en la votación de ayer no hubo opción a nada”.

Fotos