El Iidma asegura que la moción en defensa de las térmicas de León «carece de justificación y soporte legal»

Central térmica de La Robla./
Central térmica de La Robla.

Advierten que en caso de aprobarse, el texto sería frenado por la Comisión Europea al no ajustarse a los compromisos internacionales

ICAL

El Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (Iidma) aseguró este jueves que la moción de defensa de las centrales térmicas de carbón y carbón autóctono, aprobada por el pleno de la Diputación de León el pasado 27 de septiembre «no tiene justificación» y contraviene la prohibición, impuesta por la UE, de extender los mecanismos de ayuda más allá de 2014. Según los responsables del organismo, «el mecanismo de ayudas al carbón por garantía de suministro es ineficiente, no responde a las exigencias de la UE y se financia a través de la factura de la luz de los consumidores».

Más información

«En caso de aprobarse, la Comisión Europea lo frenaría con toda probabilidad, ya que no responde a las exigencias del Estado de Derecho», afirmó la directora del Iidma, Ana Barreira.

Cabe recordar que la moción aprobada por la institución provincial reclamaba medidas de «despacho preferente» por garantía de suministro para evitar el cierre de las centrales térmicas de carbón de la provincia. Este sistema, que permite dar ayudas estatales a las centrales que usen carbón autóctono, se adoptó en España como medida excepcional ante un escenario de crisis económica que preveía invertir fondos estatales para paliar las pérdidas de muchas de las centrales térmicas.

El argumento usado entonces fue el de garantizar el suministro eléctrico, pese a que el sistema eléctrico español tiene una sobrecapacidad de alrededor del 30 por ciento, según señalaron fuentes del Iidma. La condición impuesta por la UE fue que la medida tuviera un carácter «transitorio» con una fecha de caducidad establecida el 31 de diciembre de 2014.

Durante ese período, el Estado destinó aproximadamente 1.300 millones de euros a mantener abiertas centrales de carbón «que no eran competentes ni necesarias», recordaron los responsables del Iidma, que consideraron que estas ayudas se financiaron «a través de un gravamen que repercute en los consumidores de electricidad, que pagan un sobrecoste en la factura de la luz». «Estas medidas son una forma artificial de alargar un proceso inevitable», sentenciaron.

Ejemplos en Europa

Además, según el Iidma, «los argumentos y ejemplos usados en la moción acerca del uso de este mecanismo dentro de la Unión Europea no responden a la realidad». En ese sentido, recordaron que países como Eslovenia o Eslovaquia ya han derogado el mecanismo, en el caso del primero, o han recibido la petición de la UE para hacerlo, como en el caso eslovaco.

En esa línea, los representantes del organismo internacional señalaron que la viabilidad económica de las centrales térmicas es incompatible con los compromisos internacionales de España, en especial del Acuerdo de París para evitar el cambio climático. «Los Gobiernos deberían invertir en una transición justa para los trabajadores en lugar de seguir financiando empresas que no son rentables a costa del dinero de los consumidores», señalaron.

Al respecto, el estudio 'Un oscuro panorama', elaborado este mismo año por el Iidma, señala que la generación de energía a través del cabrón tiene un «impacto negativo para la salud y el medio ambiente» debido a las nocivas emisiones del carbón. «Hay más de 700 muertes anuales en España relacionadas con el carbón, y Castilla y León es la segunda región de España en número de muertes, sólo por detrás de Asturias, con 3,41 muertes por cada 100.000 habitantes en riesgo», señalaron los responsables del estudio.

Contenido Patrocinado

Fotos