Iberdrola mantiene su órdago, ratifica el cierre de las térmicas y Energía estima la subida de la luz en 2,5 euros

Herrera, Nadal, Fernández y Galán, este /
Herrera, Nadal, Fernández y Galán, este

El Gobierno, Asturias y Castilla y León lamentan el cierre de las centrales de Lada y Velilla y piden a Iberdrola que las venda

AGENCIASMadrid

El Gobierno, la Junta de Castilla y León y el Principado de Asturias han mantenido una reunión con la compañía eléctrica Iberdrola acerca del cierre de sus centrales térmicas de carbón de Lada (Asturias) y Velilla del Río Carrión (Palencia) y han pedido a la empresa que venda las dos centrales si mantiene su decisión de clausurarlas.

Una reunión que se saldó en un duro enfrentamiento en el que ambas partes -administraciones y compañía- mantuvieron intactas sus posiciones con respecto a la intención de la eléctrica de cerrar sus dos últimas plantas de carbón en España, ubicadas en ambas comunidades.

Según ha explicado el titular de energía, Sánchez Galán ha afirmado que no hay marcha atrás en el cierre de las dos centrales térmicas, ya que se debe a una "política d empresa" con la que Iberdrola pretende eliminar las fuentes de energía emisoras de CO2.

Nadal, Fernández y Herrera han defendido que el compromiso medioambiental debe ir de la mano del "mejor precio para los consumidores" y han acusado a Iberdrola de mostrar "poca flexibilidad" y de dar "pocas explicaciones" que permita la venta de sus centrales térmicas de Alda (Asturias) y Velilla (León) y ha reafirmado su intención de seguir adelante con el real decreto para endurecer los motivos para cerrar centrales.

En rueda de prensa, Nadal subrayó que el único compromiso de la energética ha sido el de que estas dos centrales seguirán operando hasta 2020. "No ha habido ninguna alternativa realista de venta de las centrales a otro operador", dijo.

Subida de la luz

Asimismo, Nadal defendió que estas dos centrales de carbón sigan abiertas, ya que si no fuera así la factura de la luz de las familias españolas se elevaría en 2,5 euros anuales (20 céntimos al mes). "Cerrarlas supone pagar 2,5 euros más de recibo de la electricidad", añadió. Se trataría de 0,38 euros por megavatio/hora en el precio del mercado mayorista, según matizó.

Esos son los cálculos encargados a Euphemia -el sistema europeo que regula el algoritmo de precios energéticos- de los que se vale Nadal para justificar su negativa. La semana pasada afirmó que el cierre de todo el parque de térmicas encarecería un 15% el recibo. Mientras, la eléctrica recordó la escasa aportación de luz que realizan al sistema. Iberdrola insiste que entre las dos centrales tienen una potencia de 874 Mw y que apenas produjeron un 1% de toda la electricidad en 2016.

Para desencallar la situación, Energía propuso a Iberdrola la venta de las centrales a una tercera compañía, pero valorándolas "como si estuvieran cerradas", algo a lo que la eléctrica se niega, al considerarlo una especie de expropiación. La corporación las vendería por su cuenta, pero no bajo las condiciones que marque el ministerio, apuntan fuentes del grupo. A lo que sí está dispuesta Iberdrola es a materializar ese cierre en 2020 y no el próximo año, como inicialmente tenía previsto, a tenor de todos los trámites que habría que realizar para liquidarla por completo.

Fernández, Nadal y Herrera, tras la reunión con el directr de Iberdrola.
Fernández, Nadal y Herrera, tras la reunión con el directr de Iberdrola. / EFE

«Efecto devastador en zonas castigadas»

El presidente asturiano ha suscrito las palabras del ministro y ha señalado "el marcado carácter industrial" que tiene su comunidad. "Lo que entendemos es que si una empresa quiere deshacerse de una central, lo que debe hacer es acudir a una subasta", ha apoyado, y ha incidido en que el cierre de la central de Lada depararía la pérdida de "100 empleos directos y ciento y pico indirectos". Además, ha tachado de "bastante refractaria" la voluntad de Iberdrola a entrar a valorar una posible venta de las térmicas.

Por su parte, Herrera ha acusado de "prepotencia" a Iberdrola y ha destacado el valor medioambiental del Ejecutivo castellano-leonés, "líder en energías renovables". "Como si los demás no fuéramos verdes y no lucháramos también contra el cambio climático", ha dicho. En el caso de Castilla y León, según su presidente, el cierre de la central de Velilla significaría la pérdida de 80 empleos directos y 200 indirectos y tendría un "efecto devastador en zonas castigadas por un proceso de envejecimiento y de despoblación".

Asimismo, el jefe del Ejecutivo de la Junta de Castilla y León ha mostrado su sorpresa por la decisión que ha tomado Iberdrola después de "las inversiones superiores a una cuantía de 60 millones de euros" en la central de Velilla y ha reprochado a la compañía que se enteró de la noticia por la prensa.

Herrera ha reclamado que las políticas energéticas no las marquen los operadores "por muy importantes que sean en el territorio". El presidente autonómico ha calificado de "poca compensación" el compromiso de Iberdrola de mantener abiertas sus centrales hasta 2020 y ha instado a los parlamentarios del Congreso a que sean "receptivos" con la proposición del ministro Nadal para que las eléctricas no puedan "tomar esas decisiones unilaterales". "A lo mejor están pretendiendo sustituir una energía por otra para obtener mayor retribución", ha finalizado.

Contenido Patrocinado

Fotos