La Hullera escenifica el fin de la minería del interior con el derribo de las oficinas y los talleres de Santa Lucía

Las tareas de derribo avanzan en los vestuarios y los talleres.
Las tareas de derribo avanzan en los vestuarios y los talleres.

El castillete será la última infraestructura objeto de este derribo que permitirá explotar un nuevo yacimiento de carbón a cielo abierto

A.C.

La minería de interior comienza a desaparecer del paisaje de Santa Lucía de Gordón. La administración concursal de la Hullera Vasco Leonesa avanza en las tareas de derribo de los inmuebles de la compañía en una apuesta por la minería de exterior.

Unas labores que ya ‘se han llevado por delante’ las oficinas y que en la actualidad se centran en el área de los vestuarios y de los talleres del grupo de Santa Lucía a los sucederá el famosos castillete, uno de los emblemas de esta zona.

De esta forma, la administración concursal avanza en su objetivo para sumar un nuevo yacimiento de cielo abierto, hoy por hoy, la única opción viable en la minería española. Unas labores que han obligado a la plantilla a acceder a los tajos por el túnel de La Robla o por Tabliza.

Plantilla que actualmente asciende a 76 mineros y cuya labor se centra en el Lavadero o en las tareas de recuperación del interior en el Flanco Sur, el último yacimiento de carbón que fue objeto de explotación por la Vasco hasta que cerró en abril del 2015.

Imagen del derribo de las instalaciones en Santa Lucía.

Labores a las que suman los trabajadores de la subcontrata Radial 21, que a su vez subcontrató al empresario Pedro Román y cuya adjudicación ha estado salpicada de polémica de polémica.

El 8 de mayo de 2015 marcaría un antes y un después en el seno de la Hullera Vasco Leonesa. Una fecha que marcó el último día de actividad en la explotación de interior, la última jornada extrayendo carbón de las entrañas de la tierra.

Algo más de año y medio después, los mineros regresaban al tajo. Sin embargo, lo hacían para iniciar las labores de desmantelamiento, el punto de partida del final de la minería de interior de la cuenca Ciñera-Matallana que ahora se materializa aún más con el derribo de los inmuebles del pozo de Santa Lucía.

Las oficinas ya están completamente derribadas.

Fotos