El Gobierno advierte que el cierre de centrales de carbón encarecería la electricidad hasta un 15%

Álvaro Nadal en el Congreso de los Diputados. /
Álvaro Nadal en el Congreso de los Diputados.

Nadal asegura que el Ejecutivo defenderá la permanecia del carbón y Podemos critica que se condicionen las renovables a la interconexión y duda de si responde a intereses de eléctricas y constructoras

EUROPA PRESS

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, ha asegurado que el Gobierno defenderá la permanencia de las centrales de carbón "mientras no perjudique los objetivos medioambientales" y ha argumentado que su desaparición podría encarecer hasta un 15% el precio de la electricidad en los momentos de mayor repunte de los precios.

Así lo ha asegurado durante la interpelación dirigida este miércoles en la sesión de control al Gobierno celebrada en el Congreso por la coportavoz de Equo y diputada de Unidos Podemos Rosa Martínez, que le ha reclamado mayores esfuerzos por impulsar energías limpias y luchar contra el cambio climático.

Sin embargo, Nadal ha asegurado que España es, dentro de los países grandes de la Unión Europea, el que más energía renovable ha instalado en su sistema "con diferencia", que este año alcanzará el 18,9% --el objetivo es el 20% en 2020--, por lo que cree que es el país que "más rápidamente" está dando cumplimiento a sus compromisos.

Ante las exigencias de la diputada de Equo, el ministro ha instado a "aprender de los errores del pasado", recordando que la apuesta hace diez años por "renovables totalmente inmaduras" tiene un coste anual de 7.000 millones durante 25 años, que decisiones de este tipo tienen un coste en la factura. "Aquí todo el mundo promete mucho y sueña mucho", ha lamentado, acusando a Martínez de "pintar el mundo de color de rosa", y que estas decisiones, y su impacto en el empleo, en la producción industrial acaba con el mundo "pintado de color de paro".

Durante su intervención, el ministro ha rechazado que la decisión de mantener este tipo de centrales o su apuesta por las interconexiones energéticas se motiven por el interés de las grandes compañías eléctricas, ya que ha argumentado que tanto un aumento de los precios --que traería el cierre de térmicas-- como una mayor competencia --que traerán las interconexiones-- no beneficiará sus intereses.

«España necesita conectarse a Europa»

El ministro ha defendido la necesidad de profundizar las interconexiones con el resto de países pues, ha explicado permitirá que dotar al sistema de una mayor flexibilidad en los momentos en los que las energías renovables no aporten suficientemente al 'pool'.

La escasa interconexión de España, ha dicho Nadal, condena al país a tener un sistema de pago por capacidad, ya que en los momentos de escasez hay que pagar la estacionalidad de centrales térmicas que, durante otros momentos están paradas, pero sí ha reconocido la necesidad de encontrar un procedimiento más competitivo, como subastas, "para revelar el coste de esta flexibilidad".

El ministro ha cuantificado que el coste anual de no estar suficientemente conectado con Europa, por los momentos de escasez y el exceso de energía que no puede derivarse a otros sistemas supone 1.200 millones, pero que en caso de avanzar a objetivos en renovables más ambiciosos, superiores al 20% e incluso cercanos al 30%, estos costes podrían aumentar hasta los 10.000 millones de euros.

"No es justo que España aporte al cambio climático más que los demás. Si no hay interconexión, no podemos hacer misma aportación. Las pagaríamos más que el resto", ha argumentado el titular de Energía, Turismo y Agenda Digital.

El Gobierno «defiende» las energías sucias

Por su parte, Rosa María Martínez ha lamentado que España no contribuya a que Europa lidere la energía renovables, y cree que la posición del Gobierno hace que vaya "justo en la dirección contraria a una transición limpia, justa y democrática".

"Ha perdido la oportunidad de ponerse al lado de los estados que con más fuerza están apostando por la acción climática y las renovables. En vez de ponerse en el eje París-Berlín, hace causa común con Polonia en defensa de las energías sucias", ha criticado.

Para Martínez, la argumentación del ministro por las limitaciones tecnológicas para apostar por sistemas alternativos no es válido --"han destrozado la ciencia y la investigación; quizás tengan parte de responsabilidad", ha dicho--. Tampoco ha dado por buenas ni la defensa de la interconexión ni del carbón.

"Me crié en una zona minera. Llevo 20 años viendo cómo se dilapidan los fondos que iban destinados a dar futuro y alternativa a las cuencas", ha aseverado, responsabilizando al PP y al PSOE. "Su cierre va a llegar antes o después. No lo digo yo, lo dice la transición energética", ha asegurado.

Negocio de constructoras y eléctricas?

Respecto a las interconexiones, Martínez ha expresado su rechazo a que España condicione su compromiso en renovables y contra el cambio climático a estas infraestructuras, y ha reiterado su demanda por poder tener acceso a los análisis, estudios de mercado y coste-beneficio, entre otros, de estos proyectos, recordando los resultados de otros proyectos como el Castor o muchas autopistas, rescatados todos ellos con dinero público.

"Mientras no los tengamos, vamos a seguir pensando que, o bien son excusa para retardar el objetivo de las renovables, o un medio para conseguir contratos millonarios para eléctricos y grandes constructoras", ha sentenciado.

Asimismo, también ha puesto en duda que las interconexiones vayan a perjudicar a las grandes compañías, como decía el ministro, pues pueden dar salida al gas o a los ciclos combinados, y que si sirven para exportar en momentos como el parón nuclear en Francia, ha advertido que "con el 'mix' actual va a disparar el precio de la electricidad".

Ausencia de alternativas

También ha criticado la ausencia de alternativas por parte de Nadal, como la búsqueda de formas de almacenamiento, el ahorro energético o la gestión de la demanda. "Eso nos va a dar flexibilidad y no se contempla en sus discursos", ha dicho, defendiendo que esto sí provocaría un descenso de los precios.

La diputada de Equo ha criticado la "visión cortoplacista" de Nadal, "basada en el precio", y que "las acciones del Gobierno indican que no tiene ningún compromiso". "Dice que a España le cuesta mucho más luchar contra el cambio climático, pero es que lo sufre mucho más", ha dicho.

"Dígale a la gente que sufre y está pagando la factura de las consecuencias del cambio climático en su vida que es más caro actuar contra el cambio climático que no hacer nada. Dígaselo", ha concluido su interpelación.

Fotos