La Fiscalía imputa a la cúpula de Cerredo y pide 22 años de cárcel por la muerte de un minero leonés

Rescate del cuerpo del minero fallecido. /
Rescate del cuerpo del minero fallecido.

La acusación pública solicita penas individuales de entre tres años y año y medio para los nueve imputados por el fallecimiento del picador Rafael Otero

EFE

La Fiscalía pide una pena individual de entre un año y medio y tres años de cárcel para nueve responsables y trabajadores de la mina de Cerredo, en Degaña, de coto Minero Cantábrico, por un accidente en el que falleció un minero leonés el 1 de agosto de 2011.

El minero, Rafael Otero., que tenía 35 años y era natural de Villaseca de Laciana, falleció por asfixia en una zona sin ventilación en el interior de la mina entre las 16:00 y las 17:00 horas del 1 de agosto de 2011.

No obstante, su cuerpo no fue encontrado hasta las 4:35 horas de la siguiente madrugada tras activarse la búsqueda tras la finalización del turno de trabajo a las 22:00 horas.

La Fiscalía sostiene en su escrito de acusación que el accidente se produjo debido a "una total descoordinación entre toda la cadena de mandos y una falta de conocimiento de sus correspondientes atribuciones, lo que puso en riesgo la integridad física no sólo del trabajador fallecido sino de la de todos los presentes en la mina".

Los acusados son el director responsable de la mina, dos ingenieros y tres vigilantes, que afrontan una pena de tres años de cárcel por un delito contra la vida y la salud de los trabajadores y otro de homicidio por imprudencia grave, así como un picador, un ayudante minero y el delegado de seguridad, para los que la Fiscalía pide 18 meses de prisión por homicidio por imprudencia grave, por no haber señalizado la zona que carecía de ventilación pese a "conocían las más elementales normas de seguridad en las minas".

Fallos en la explotación

La Fiscalía añade que en la explotación no existía un plano de ventilación diaria y tampoco solape de turnos entre los vigilantes, "por lo que al no haberse señalizado la zona en el momento justo en el que se retiró la ventilación nadie se percató de su ausencia", lo que revela "una muy grave y deficiente organización del centro de trabajo".

El Ministerio Público también pide que los acusados indemnicen a la madre del fallecido con 100.000 euros y con otros 10.000 a cada uno de sus hermanos, cantidades de las que responderá directamente la aseguradora Arch Insurance Europe y subsidiariamente la empresa Coto Minero Cantábrico.

Contenido Patrocinado

Fotos