La falta de compromiso con el carbón leonés de las eléctricas aboca a la Vasco a un ERE temporal

Cielo abierto de la Hullera Vasco Leonesa. /
Cielo abierto de la Hullera Vasco Leonesa.

La administración concursal comunica a la plantilla la paralización de la actividad a partir del 1 de enero y durante seis meses ante la falta de un contrato de suministro | La medida afectaría directamente a los trabajadores de la subcontrata Peal

A. CUBILLAS La Robla

Inmersos en el debate sobre la viabilidad de las centrales térmicas y de si el carbón debe tener o no futuro, la Hullera Vasco Leonesa anuncia una nueva medida de ajuste. La administración concursal aplicará un nuevo Expediente de Regulación de Empleo Temporal para la totalidad de la plantilla.

Una medida de ajuste que afectará a la totalidad de la plantilla de la empresa matriz -76 trabajadores-, que entrará en vigor a partir del 1 de enero del 2018 y que tendrá una vigencia de seis meses. O, al menos, hasta que la minera cierre un contrato de suministro.

Hasta la fecha, el administrador concursal no ha alcanzado ningún acuerdo con las eléctricas. Tampoco con Unión Fenosa - Gas Natural, titular de la térmica de La Robla, la única con la que mantiene un contrato de venta de 10.000 toneladas al mes y que finaliza a finales del 2017.

Una falta de clientes que le ha empujado, según ha traslado al comité, a aplicar el ERTE. Precisamente, la administración concursal ha citado a la plantilla el próximo viernes 24 de noviembre para hacerles entrega de la documentación de la medida colectiva de suspensión para dar inicio al periodo de negociaciones. Inicialmente, el comité de empresa ya ha mostrado su rechazo a esta medida y su oposición a firmar el ERTE.

Paralización de la actividad

Una medida que, presumiblemente, afectará a la plantilla de Peal. Precisamente, la subcontrata y encargada de la explotación del cielo abierto se vio obligado a reducir el ritmo de la actividad después de que la térmica de La Robla redujese su contrata de compra que inicialmente había fijado en 30.000 toneladas.

De ahí que la compañía acordase el despido de dos docenas de trabajadores, en su mayoría excedentes de la empresa matriz y diferentes subcontratas que tenía un contrato de obra, y que operaban en el Lavadero de la Hullera Vasco Leonesa.

En la actualidad ya son varios cientos las toneladas de minera que se acumulan en el Parque de Carbón. Una realidad que unida con la falta de un contrato de suministro, obliga a aplicar esta nueva medida de ajuste que viene a escenificar una vez más la grave crisis que atraviesa el carbón, un sector que, al menos en León, parece estar encarando su recta final.

Contenido Patrocinado

Fotos