España se une a Alemania y Polonia y se queda fuera de la ‘Alianza global para eliminar el carbón’

Central térmica de carbón. /
Central térmica de carbón.

La delegación española recuerda que el carbón es una energía de respaldo que sólo representa el 8% en el mix y remarca el compromiso de España en cumplir con el medio ambienta y evitar el perjuicio económico

EFE

España, Alemania y Polonia son los únicos países de Europa Occidental que se han quedado fuera de la "Alianza global para eliminar el carbón" presentada en la Cumbre del Clima (COP23), aunque fuentes del Gobierno español han señalado a Efe que estudiarán "todas" las implicaciones de unirse a la iniciativa.

A la alianza, promovida por Canadá y Reino Unido para que los países se comprometan a un cierre gradual de sus plantas de carbón, se han sumado ya Angola, Austria, Bélgica, Costa Rica, Dinamarca, Fiyi, Finlandia, Francia, Holanda, Italia, Luxemburgo, Islas Marshall, México, Nueva Zelanda, Portugal y Suiza, además de una decena de regiones norteamericanas.

Fuentes de la delegación oficial española en la cumbre de Bonn han dicho a Efe que "todos" han asumido el compromiso de descarbonizarse, pero "el objetivo es cumplir con el medio ambiente y evitar perjudicar el desarrollo económico, la competitividad de las empresas y que a las familias no les suponga un esfuerzo más allá del necesario".

En el caso de España, "el carbón es una energía de respaldo, solo hay un 8% de carbón en el mix energético, mucho menos que otros países europeos", ha apuntado la misma fuente.

"España va a cumplir siempre sus objetivos medioambientales. Eso es irrenunciable, pero apostamos por una transición energética ordenada que permita cumplir nuestros compromisos medioambientales, teniendo en cuenta los aspectos socioeconómicos y la garantía de suministro", ha añadido.

Reproche a España

Multitud de organizaciones presentes en la cumbre de Bonn han criticado la ausencia de España en esta plataforma, coincidiendo en que se ha quedado "aislada" en Europa, junto a países muy intensos en carbón como Polonia o Alemania (donde el 40% de su energía viene de este combustible fósil), frente a aquellos que han planteado un cierre gradual de sus centrales.

La no presencia de España en esta plataforma se produce, además, en una semana en la que el Ministerio de Energía no ha recibido bien el permiso solicitado por Iberdrola para cerrar las dos plantas que le quedaban en España, en Lada (Asturias) y Velilla (Palencia), comprometiéndose a recolocar a sus trabajadores.

El argumento para el cierre dado por el presidente de la eléctrica, Ignacio Sánchez Galán, en una entrevista con Efe, es el mismo aportado por los países que se han sumado a la "Alianza Global para Eliminar el Carbón": que este combustible fósil es el que más contribuye al cambio climático y que su quema impide la descarbonización acordada mediante el Acuerdo de París.

Además, la Organización Mundial de la Salud considera que las emisiones de las centrales de carbón dañan muy nocivamente la salud de las personas y son responsable de la muerte prematura de un millón de personas anualmente.

Preguntado por Efe sobre esta cuestión, el comisario Europeo de Acción por el Clima, Miguel Arias Cañete, ha señalado que no entra "en las decisiones de política energética que tomen los Gobiernos nacionales". Lo que sí les exigirá, precisó, es "que cumplan los objetivos de reducción de emisiones a los que se han comprometido" en París.

La visión de Equo y WWF

"Nos preguntamos cuándo se sumará España a la ola de países que de verdad están haciendo sus deberes para cumplir el Acuerdo de París, y dejará atrás el carbón y el resto de energías sucias, apostando por las renovables y la eficiencia", ha declarado a Efe el eurodiputado español de Equo, Florent Marcellesi.

El europarlamentario ha criticado que "mientras los países de nuestro entorno han tomado una decisión valiente respecto al carbón en la COP23, el ministro (de Energía) Álvaro Nadal prepara un real decreto para impedir el cierre de las centrales de carbón en España, aunque se lo pidan empresas como Iberdrola o Endesa".

Marcellesi ha incidido en que "España posee un potencial enorme para liderar una transición energética justa, y debe aprovecharlo y sumarse a los países líderes en esta materia en Europa y en el mundo".

Por su parte, Mar Asunción, responsable de Clima y Energía de WWF España, ha lamentado "la falta de visión del ministro Nadal, que en vez de apostar de forma decidida por las energías renovables, de las cuales nuestro país tiene abundantes recursos, sigue apoyando la producción eléctrica con carbón e impidiendo que se haga una verdadera transición justa en las comarcas mineras".

Contenido Patrocinado

Fotos