Aragón, Castilla y León y Asturias, unidas para que la transición energética no cree traumas en zonas mineras

Los presidentes de Aragón, Castilla y León y Asturias en una reunión en León para fijar una postura sobre el carbón. /Campillo
Los presidentes de Aragón, Castilla y León y Asturias en una reunión en León para fijar una postura sobre el carbón. / Campillo

El presidente de Aragón ha pedido de manera reiterada que esa transición energética «no produzca traumas» y que se alargue la vida de las centrales térmicas más allá del año 2020 para favorecer que estas zonas desarrollen otras alternativas

EUROPA PRESS
EUROPA PRESSLeón

Aragón, Castilla y León y Asturias harán un «frente común» para que la transición energética que debe producirse en el conjunto del país sea «justa» y no cause «traumas» en las comarcas mineras españolas.

Así lo ha señalado el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, tras mantener una reunión en Madrid con la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, a quien ha pedido de manera reiterada que esa transición energética «no produzca traumas» y que se alargue la vida de las centrales térmicas más allá del año 2020 para favorecer que estas zonas desarrollen otras alternativas.

Tras su viaje a Bruselas esta semana para abordar distintas cuestiones, entre ellas el futuro del carbón, Lambán ha explicado que ya se ha puesto en contacto con el presidente de Asturias y lo hará «hoy mismo» con el de Castilla y León porque las tres comunidades desean «hacer un frente común» ante un mismo problema.

«Le planteamos a la ministra que puede contar con nosotros para esa transición energética, pero nosotros tenemos que contar con ella para que esa transición no produzca traumas, sabiendo además positivamente que existen fórmulas para alargar las vidas de las centrales», ha manifestado el presidente aragonés, para sentenciar que no puede admitir que la térmica de Andorra se cierre en el año 2020.

De este modo, ha mostrado a Batet la «complicidad» de Aragón con las políticas de transición energética, «un camino que necesariamente tenemos que recorrer», pero ha advertido de que «es imposible el cierre de la térmica de Andorra en 2020 si no queremos causar quebrantos irreparables a las cuencas mineras y al sistema energético español» que todavía necesita el carbón «para tener garantías de suministro y precio a lo largo del año».

También se podría ver afectado un sector de la industria «fundamental» para Aragón, la automoción, que «se resentiría gravemente de la aplicación de determinados ritmos en cuanto a las emisiones de gases por parte de los automóviles en las ciudades». Ha insistido en que es posible «acompasar perfectamente una transición energética correcta con el hecho de que la industria de la automoción no sufra y acomodarlo a la implantación del coche eléctrico».

Lambán ha dejado claro que el Ejecutivo autonómico «es sensible» a las consecuencias negativas del cambio climático y está «comprometido en cuerpo y alma con la transición energética». De hecho, ha recordado que la Comunidad «está liderando el desarrollo de las energías renovables, pero esa transición debe ser justa y sin producir traumas irreversibles en las poblaciones», ha reiterado.

Contenido Patrocinado

Fotos