El alcalde minero de Páramo del Sil reclama ayuda para «evitar la muerte súbita» del sector del carbón

Mineral en una explotación de interior./
Mineral en una explotación de interior.

«Que tiene que morir lo tenemos todos muy claros pero tampoco hace falta asesinarlo», lamenta Ángel Calvo

D. ÁLVAREZPonferrada

El alcalde del municipio minero de Páramo del Sil y vicepresidente de la Diputación de León para el Bierzo, Ángel Calvo, reclamó este martes «cualquier ayuda o apoyo para evitar la muerte súbita» del sector del carbón.

Tras la apertura de una investigación sobre las ayudas a las centrales térmicas españolas por parte de la Comisión Europea, Calvo opinó que «el carbón tiene los días contados». «Que tiene que morir lo tenemos todos muy claros pero tampoco hace falta asesinarlo», reclamó al respecto.

En ese sentido, el alcalde berciano lamentó que «cada noticia relativa al carbón es peor que la anterior» y recordó que el anuncio de la apertura de una investigación en Europa se suma a otros problemas del sector como «la falta de apoyo al Real Decreto que prepara el Gobierno o el anuncio de Iberdrola para cerrar la central de Velilla del Río Carrión (Palencia)».

«Demasiados enemigos y muy pocos aliados», resumió Calvo, que confió en que la reunión que mañana mantendrán en Oviedo (Asturias) los representantes de la Asociación de Comarcas Mineras de España (Acom) sirva para alumbrar medidas que «demoren el cierre» de las centrales de Compostilla y Anllares, en la comarca del Bierzo, así como la palentina de Velilla o la asturiana de Lada.

En la misma línea, Calvo apostó por una «transición moderada» y una «descarbonización paulatina» que, recordó, «no tiene que ocurrir de hoy para mañana». Al respecto, recordó que un informe europeo señala el 2025 como el año de inicio de cierre paulatino de centrales y el 2050 como tope para aquellas que se hayan adaptado a las normativas medioambientales. «No sé por qué hay que acelerar los procesos», lamentó.

Contenido Patrocinado

Fotos