Leonoticias

Endesa apuesta por las renovables frente al carbón y rechaza invertir en la térmica de Compostilla

Central de Compostilla.
Central de Compostilla.
  • La compañía busca descarbonizar su mix en 2050 a través de la reducción de emisiones y la creación de una nueva plataforma de renovables aunque otorgando un período de transición a su generación convencional de energía

El futuro de Endesa se aleja del carbón. En la actualización del Plan Estratégico para el periodo 2017-2019, la compañía eléctrica ha sentado la descarbonización como uno de los pilares estratégicos para liderar la transformación energética en los próximos años.

El objetivo pasa por la reducción de emisiones y la creación de una nueva plataforma de renovables -EGPE- aunque otorgando un período de transición a su generación convencional de energía. Es decir, menos carbón y más renovables.

Entre el 2010 y el 2015, la compañía consiguió reducir sus emisiones en un 34%, ha diseñado un ambicioso plan para continuar esta tendencia de manera escalonada por el que aumentaría esta disminución hasta un 47% para 2020, un 61% en 2030 y un 81% en 2040 para alcanzar el 100% de reducción en el 2050, es decir, antes de la fecha límite que se estableció en la COP21.

En este contexto, la compañía ha anunciado que invertirá 300 millones para introducir mejores prácticas medioambientales en centrales de carbón importado de cara a cumplir Directiva de Emisiones Industriales y seguir la Referencia de Mejores Técnicas Disponibles (BREF). En cualquier caso, asegura que no se prevén inversiones en carbón nacional por las condiciones del mercado.

La compañía manifiesta en este documento que para cumplir los objetivos europeos contra el calentamiento global a electrificación del transporte es fundamental ya que no sólo permite la descarbonización total, sino que también implica mejoras de eficiencia energética.

La eficiencia energética y la electrificación son claves para el cumplimiento de objetivos pero también lo es la generación convencional para asegurar una transición “exitosa y suave“. A su juicio, se deben “mantener las centrales nucleares y las térmicas eficientes más allá de 2030 para asegurar una transición suave evitando nuevas inversiones ineficientes en combustibles fósiles”.

Sin embargo, entre sus previsiones no está la térmica de Compostilla. No así la central térmica de As Pontes, en A Coruña, donde Endesa prevé invertir en torno a 200 millones de euros para prolongar otros 25 años su vida útil.

Apuesta por las renovables

En el campo de las renovables, prevé realizar una inversión neta en bienes de capitales entre 2017 y 2019 de 502.000 millones de euro y en la generación convencional, se propone invertir del 2017 al 2019 500 millones de euros para garantizar la operación a largo plazo de sus centrales nucleares en condiciones de seguridad y de eficiencia costes.

También, invertirá 300 millones para introducir mejores prácticas medioambientales en centrales de carbón importado de cara a cumplir Directiva de Emisiones Industriales y seguir la Referencia de Mejores Técnicas Disponibles (BREF). En cualquier caso, asegura que no se prevén inversiones en carbón nacional por las condiciones del mercado.

Además, Endesa piensa liderar la transformación del escenario energético reforzando su posición en redes eléctricas inteligentes mediante proyectos de innovación centrados en movilidad eléctrica, microredes, almacenamiento y soluciones urbanas inteligentes.

Temas