Leonoticias

La Justicia cierra los choques viviendos en Ciñera entre mineros y los GRS de la Guardia Civil con una multa de 1.200 euros para dos detenidos

vídeo

Sergio y Paco, los dos detenidos en Ciñera, minutos antes de entrar a los Juzgados de León. / Campillo

  • Decenas de personas llegadas de la cuenca de Ciñera y Asturias arropan a los dos detenidos durante el juicio por los enfrentamientos de julio de 2012

  • Fiscalía y defensas alcanzarn un acuerdo para reducir de 12 a cuatro meses la pena de prisión, que se conmutará por una multa que será abonada desde la 'caja de resistencia' constituida durante el conflicto

Ovación y aplauso cerrado para Francisco Niembro y Sergio Álvarez, los dos varones acusado de un delito de desórdenes públicos por su presunta participación en el choque vivido entre mineros y GRS en Ciñera en julio de 2012.

Fiscalía y defensas han alcanzado este martes un acuerdo por el que se reduce de 12 a cuatro meses la pena de prisión que se conmutará por una multa de 1.200 euros, fraccionado en pagos de 100 euros. Una multa que, si bien, será abonada a través de la caja de resistencia abierta durante el conflicto.

Un procedimiento que de nuevo ha vuelto a unir a la minería. Decenas de personas llegadas de la cuenca de Ciñera y de Asturias se concentraron este martes a las puertas de los Juzgados de León para apelar al sentido común y solicitar la absolución de Paco y Sergio, detenidos durante uno de los enfrentamientos en Ciñera.

Antes del acuerdo el sentimiento de apoyo hacia los acusados había sido total. «Pedimos que reine la calma y el sentido común y que no haya ningún tipo de condena hacia ellos», había asegurado José Antonio Colinas (UGT) a las puertas de los Juzgados.

Inaudito

En este sentido, Colinas volvió a cargar contra la actuación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado al intervenir dentro de un pueblo “que no es ni medio normal. Si el objetivo era liberal la vía y la carretera no era necesario acceder al pueblo y detener al primero que pillaron Fue algo inaudito”.

En la misma línea se refirió Jorge Díez, responsable de minería de UGT en Castilla y León, que apeló a que “hoy la justicia fuese justa. Esto no es más que la muestra de la sinrazón de un Gobierno dictatorial de extrema derecha que veta el derecho a los ciudadanos de manifestarse”.

Durante la protesta, se bloquearon las vías con barricadas de neumáticos y troncos ardiendo en la carretera, con piedras atravesando las vías del tren. Concretamente, a ambos se les acusada de utilizar tubos a modo de lanzadera para arrojar cohetes y piedras a los agentes, sirviéndose pasamontañas negros.

Sus defensas por su parte, remarcaban que en ningún momento estuvieron implicados en los altercados y que su participación se limitó a intentar huir y resguardarse de las pelotas de goma que los agentes lanzaban, siendo, según sus letrados, agredidos brutalmente.

Hoy, cuatro años después, Paco, vecino de Ciñera, y Sergio, natural de Asturias, cierran con un acuerdo por conformidad que no implicará antecedentes penales uno de los capítulos más sonados de la guerra abierta que protagonizaron los mineros contra el Gobierno durante el 2012 y que coparon portadas de medio mundo