Leonoticias

Los socios de Mina Fely confían en que Iberdrola adquiera el carbón almacenado para reabrir el único pozo de interior palentino

José Luis Fernández, copropietario de la Mina Fely, frente a la bocamina.
José Luis Fernández, copropietario de la Mina Fely, frente a la bocamina. / Miriam Chacón
  • La antigua instalación ha sido recuperada con una inversión de 580.000 euros tras ser cerrada en marzo de 2013 y cuenta con todos los permisos de la Junta

Los socios de Mina Fely, único pozo de minería de interior palentino ubicado en Velilla del Río Carrión, confían en que Iberdrola cumpla el compromiso adquirido en una carta de intenciones y adquiera el carbón almacenado para poder poner de nuevo en marcha la explotación. “El stock de mineral estaba ya aquí al adquirir la instalación cerrada y en las instituciones públicas también se nos dijo que lo iba a comprar la térmica. Al no hacerlo es imposible compensar la fuerte inversión en restauración, obtener liquidez y poder retomar la actividad extractiva”, se lamenta José Luis Fernández, uno de los tres socios y antiguo trabajador en esta mina, clausurada en marzo de 2013.

La sociedad Carbones Alto Carrión esperaba hace unos meses únicamente cumplir todos los requisitos para la llegada de la licencia de extracción de carbón en la capa ya cortada, con la posibilidad de investigar y pedir más adelante otro permiso para trabajar en nuevas zonas. En ese sentido, la Comisión Territorial de Medio Ambiente y Urbanismo de la Junta aprobó en enero de forma definitiva el informe de impacto ambiental del proyecto de rehabilitación e investigación geológico-geotécnica para la puesta en actividad de la mina y los nuevos propietarios presentaron a renglón seguido el aval económico necesario.

Hasta el momento, la inversión de la sociedad mercantil que compró el único pozo de interior que queda en la Montaña Palentina para reabrirlo supera los 580.000 euros. En agosto de 2015 se inició el proyecto empresarial tras adquirir los bienes de la antigua explotación San Isidro y María, inmersa en un proceso concursal, y fue el Juzgado de lo Mercantil Número 3 de Gijón (Asturias) quien finalmente la adjudicó aceptando una oferta de 110.000 euros.

“Tenemos 7.000 toneladas de carbón a las que no se puede dar salida e Iberdrola, a través de la carta de intenciones que plasmó su asesoría jurídica en Madrid en noviembre de 2015, se comprometió a comprar ya este año entre 15.000 y 20.000 toneladas para quemar en la térmica de Velilla. Con que nos adquieran 1.500 ahora y otras 1.500 antes de terminar el año podríamos empezar la actividad con cierta liquidez unos cuatro meses”, añadió José Luis Fernández.

Junto a este socio y además trabajador, José María Rojo y Fely Martínez -el primero con una amplia experiencia en minería y la segunda propietaria de negocios hosteleros en Guardo- aportaron ya jubilados los ahorros de buena parte de su vida laboral al nuevo proyecto empresarial. Después han apostado -con un gran esfuerzo y sucesivas ampliaciones de capital que aún prosiguen- por una antigua mina que ocho operarios rehabilitaron durante meses para paliar el abandono de más dos años y el expolio de los amigos de lo ajeno. Su sueño de momento no puede verse cumplido.

Solo dos empleados en nómina

La falta de liquidez y el largo proceso para obtener todos los permisos y requisitos administrativos han motivado que solo dos trabajadores realicen actualmente labores de mantenimiento. Con anterioridad se colocaron nuevos aseos, vestuarios, calefacción, maquinaría y se hormigonó toda la plaza que rodea la mina de montaña. “Nuestro objetivo se centra en crear empleo en la comarca de Guardo y que la minería no desaparezca. Ojalá que el nuevo Gobierno cumpla el denominado 'mix energético', donde una parte de la energía producida en el país tiene que proceder de la quema de carbón autóctono y así podamos amortizar poco a poco lo invertido”, explica Fernández.

En su opinión -sin solicitar ayudas públicas y en una situación inversa a las explotaciones que sí las percibirán para facilitar su cierre al no ser competitivas- en Mina Fely se apuesta por invertir y crear puestos de trabajo. “En nuestra empresa no queremos ayudas si no que se nos deje trabajar y nos compren la producción de mineral. No se trata de empleos solo en la mina, si no de los indirectos que parten de distintos proveedores y talleres de la zona de Velilla y Guardo”, indica.

El socio trabajador afirma que conoce muy bien el pozo de su anterior etapa como minero, al tiempo que asegura que el interior se conserva en muy buen estado, sin hundimientos y dispuesto para ser explotado e investigar nuevas capas cortadas en galería, que darían lugar a la petición de nuevos permisos a la Dirección General de Minas. “A poco que se haga en la explotación y sin profundizar mucho hay trabajo para más de una docena de